Tres años se cumplieron ayer desde que asumió el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet. En este periodo, Chile promedia un crecimiento del PIB de 1,9%. Así lo señala un estudio del Instituto Libertad y Desarrollo (LyD), donde indican que es una cifra “muy por debajo del crecimiento histórico e inferior a nuestros socios comerciales”.

Según el documento, la economía muestra un deterioro que se traduce en un menor ritmo de expansión de la actividad productiva, un debilitamiento del empleo y un clima pesimista, y que de persistir, “dificultará la velocidad a la cual la economía podrá recuperarse”.

A pesar de la baja actividad internacional, la entidad detalla que al comparar Chile con la evolución del PIB mundial, se observa que las tasas de crecimiento desde 2013 también han disminuido. “Mientras que en Chile la tasa se redujo prácticamente a la mitad (1,7 puntos porcentuales), en el mundo esta se ha reducido solo en 0,2 puntos porcentuales”.

Para 2017 se esperan tasas inferiores al 2%, lo que sumaría cuatro años de un desempeño débil. El instituto culpa las reformas que ha realizado el Gobierno, “cuya improvisación, mal diseño y peor ejecución han resultado ser muy perjudiciales para el país”. Además, LyD enfatiza la urgencia de fijar como prioridad la recuperación del ritmo, “lo que no se logra con un simple discurso o bajas de la Tasa de Política Monetaria, sino que con hechos concretos”.

Economía y Negocios El Mercurio

/gap