Darle nalgadas a tu pareja durante el sexo, es una práctica conocida como spanking, y ha sido muy asociada a los juegos sadomasoquistas. Sin embargo, muchas mujeres disfrutan de sentir una palmada en sus glúteos, por diferentes motivos que van desde la liberación de estrés hasta sentirse dominada por su pareja.

Lo cierto es que, durante el sexo, una palmada en el momento correcto resulta muy placentero, y la explicación puede estar asociada a los siguientes ítems:

1. A nivel fisiológico

Durante el sexo, al interior del cuerpo humano se realizan muchas conexiones sensoriales con el objetivo de producir placer. Por ejemplo, el cerebro libera endorfinas y cortisol, sustancias químicas con efectos relajantes y analgésicos, para lograr que se liberen más cantidades, se despierta la necesidad de sentir un ligero golpe, una nalgada.

2. Un área muy sensible

Las nalgas son una de las zonas más eróticas del cuerpo de una mujer, al encontrarse al borde la espina dorsal está poblada de receptores nerviosos, que la vuelven muy sensible, por ello una palmadita en esa zona se siente tan bien.

3. Parte de la fantasía sexual

Asociada a la idea de un castigo, las nalgadas sirven como parte de un juego erótico. Recibir nalgadas por portarse mal. Ese contexto hace que la mujer se sienta sexy y traviesa. Una chica mala.

4. Porque a ellos les encanta

Las nalgas son uno de los puntos del cuerpo femenino que más miradas masculinas atraen. Ante su poder seductor, muchas mujeres no pierden la oportunidad de pedirle a sus parejas que les den una palmada, porque les encanta ver como su pareja se excita con ellas.

Resultado de imagen para nalgadas gif

/psg