El presidente ruso Vladimir Putin pidió al jefe de Estado ceremonial de Corea del Norte, Kim Yong Nam, que traslade una invitación al líder de su país, Kim Jong-un, para que visite Rusia en el mes de septiembre.

Kim Yong Nam ostenta el cargo de presidente de la Asamblea Popular Suprema de Corea del Norte.

El presidente de Rusia dijo además que celebra la cumbre que protagonizaron el 12 de junio en Singapur el presidente estadounidense Donald Trump y el dictador norcoreano Kim Jong-un.

En la reunión de Singapur, los dos mandatarios se comprometieron a impulsar la completa desnuclearización de Corea del Norte, así como a promover una paz definitiva que ponga fin a la guerra de 1953, que acabó con un armisticio y no con un tratado de paz.

En el encuentro de este jueves en Moscú, Kim Yong Nam entregó a Putin una carta escrita a mano por el dictador norcoreano. El mandatario ruso aseguró que su Gobierno está dispuesto a adoptar las “acciones necesarias para entablar contactos” con Corea del Norte, también el ámbito de “la cooperación económica”, según informó la agencia de noticias Sputnik. 

“Se podría hacer en el marco del Foro Económico Oriental en Vladivostok, previsto para septiembre de este año”, propuso.

Sobre la cumbre de Kim y Trump, Putin dijo que confía en que sirva para lograr una solución pacífica en la península de Corea. “Saludamos y apreciamos mucho los resultados de esa reunión”, aseguró, y afirmó que, en su opinión, ese encuentro ha servido para que surjan “oportunidades para resolver todos los problemas por medios pacíficos y político-diplomáticos”.

“Partimos de que es solo el primer paso hacia una solución integral, pero, gracias a la buena voluntad de ambos líderes, se dio este paso que, por supuesto, crea las condiciones para un mayor avance y reduce el nivel general de tensión en la península de Corea”, destacó Putin.

Kim Jong-un y Donald Trump se reunieron en Singapur el 12 de mayo (AFP)

Kim Jong-un y Donald Trump se reunieron en Singapur el 12 de mayo (AFP)

/gap