La vulneración durante el año pasado de las libertades básicas consagradas en la Constitución hizo que Venezuela registrara los “peores” indicadores en materia de derechos humanos desde 1989, aseguró la ONG Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea).

Provea, que presentó ante los medios su informe anual, señaló que hay un retroceso en derechos humanos desde 1989, año en que el estallido social de El Caracazo dejó al menos 250 muertos según cifras oficiales y centró la mira en los excesos cometidos por las fuerzas de seguridad.

En Venezuela formalmente no hay un conflicto armado ni una guerra, pero hay tantas víctimas como si lo hubiera“, señaló el documento de la ONG.

El informe indica que los derechos económicos -que incluyen adecuada alimentación y sanidad- y civiles y políticos de los venezolanos se vieron vulnerados durante 2017 en el país suramericano, al tiempo que instó al Gobierno de Nicolás Maduro a “garantizar” los derechos constitucionales.

/gap