“Votaremos en contra”. Así de claro es el mensaje que ha entregado la UDI a La Moneda tras el envío de una indicación sustitutiva para modificar la ley de adopciones y que -según ha reconocido el propio gobierno- permite que parejas del mismo sexo puedan adoptar.

Fue la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, quien oficializó ante el comité político de Palacio que los votos de sus parlamentarios, que incluye a la totalidad de los senadores gremialistas, no respaldarán la propuesta de La Moneda, en lo que constituiría la primera rebelión formal de ese partido durante el segundo mandato de Sebastián Piñera.

Para que no queden dudas de la posición UDI, Van Rysselberghe ha reiterado el rechazo a la iniciativa ante el ministro de Justicia, Hernán Larraín, quien además es militante gremialista, y que iniciará en los próximos días una arremetida para lograr respaldos a la propuesta de Piñera.

Larraín hasta ahora ha explicado que la indicación del gobierno, entre otras materias, deja en el juez la decisión final de la familia adoptiva y elimina el orden de prelación, aunque estableciendo un criterio para que se elija un ambiente familiar donde exista el “rol” de padre y madre.

La directiva UDI se está preparando con todo para la primera batalla valórica que enfrentará a las filas oficialistas, ya que otro partido de Chile Vamos -Evópoli- ha encabezado una ofensiva para abrir la puerta a la posibilidad de que parejas homoparentales puedan adoptar.

La semana pasada, Van Rysselberghe encargó a la Fundación Jaime Guzmán un estudio para determinar los alcances legales de la definición de “roles de padre y madre” incluida en la indicación del Ejecutivo y establecer si ello neutraliza la posibilidad de que parejas homoparentales puedan adoptar.

Y aunque desde La Moneda han pedido a los parlamentarios oficialistas no ingresar aún indicaciones para evitar que la discusión en el Parlamento se transforme en una “guerra” en la coalición, en la UDI ya están preparando la artillería para la presentación de sus propias propuestas. Una de ellas apuntaría a explicitar que la opción de adoptar recae en una pareja constituida por un padre y una madre.

/gap