Ayer celebramos el día del “Padre”, por lo mismo un saludo a todos los padres de nuestro país y de todo el mundo. La preocupación de todo Padre, es cuidar a sus hijos, proporcionarles todo lo necesario para que tengan una buena formación, educación y por todo ello que sean buenas personas. Posteriormente la vida tiene vueltas y muchas veces como dice la canción, “resulta que tus hijos son tus padres, así es la vida” y es muy cierto.

Los padres son irreemplazables, porque se desviven por sus hijos, que serán los niños, jóvenes, hombres y mujeres del mañana, es el ciclo más importante de la vida, y todos en algún momento nos convertiremos en padres y abuelos con el tiempo, con alegrías y tristezas propias del ser humano.

Cuando ya somos adultos, y ya hemos cumplido con nuestra tarea fundamental, de formar, de educar a nuestros hijos, lo que no queremos es ser un estorbo ni menos una carga para ellos. Nuestra aspiración es poder ser autovalentes y no depender económicamente de ellos. Pero nuestros hijos también quieren que como padres podamos disfrutar y contar con una pensión que nos permita satisfacer nuestros requerimientos básicos e ir más allá de ello, que podamos disfrutar de nuestros nietos y pasar lo mejor posible los años que nos quedan por vivir.

Las pensiones en nuestro país, difícilmente pueden ser el único recurso económico que nos permita solventar nuestra vida. Llegar a la vejez en un futuro cercano o lejano, nos llena de preocupación y de inquietud porque a pesar de los esfuerzos y los deseos de todos, estamos muy distante de poder disfrutar de nuestra pensión, porque existe diferencias demasiado grandes entre las personas del mismo país pero con realidades opuestas, al momento de la jubilación.

El pasado nos recuerda lo que hicimos o dejamos de hacer, el presente es tratar de no repetir los errores antaño porque ya lo vivimos y nos dejó esa experiencia que quizás hoy no volveríamos a realizar, pero el futuro siempre es incierto, por lo mismo, aprendamos de nuestras falencias, para obtener, en el tema previsional, una mejor pensión con todos los conocimientos que pueda entregarme la persona idónea como es el Asesor Previsional.

Ninguna persona es experta en todos los temas, para eso todos necesitamos la colaboración del profesional en las distintas materias que nos convocan, como los conocimientos del médico cuando nos enfermamos, del abogado cuando queremos divorciarnos, del Asesor Previsional para analizar nuestro tema previsional para ir preparando nuestra futura pensión de acuerdo a nuestro interés y no el que nos dicen las entidades que sólo protegen su negocio.

Pensionarse no es sólo que nos paguen nuestro dinero mensualmente, pensionarse es el largo camino que hemos recorrido pensando en llegar a la meta y no tener que depender de nuestros hijos, porque nuestro esfuerzo debiera ser compensado con una buena pensión suficiente para solventar nuestra vida y no sólo que nos sirva para pagar nuestros remedios sino disfrutar a nuestra familia, a los nietos y hasta que Dios así lo determine.

 

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com