Un intenso debate se abrió luego de que un carabinero disparara a un chofer de Uber en el Aeropuerto de Santiago, luego de que este se negara a ser fiscalizado e incluso acelerara y empujara al policía uniformado mientras este insistía que se detuviera y lo apuntaba con su arma de servicio. Finalmente, el cabo segundo Blas Villarroel disparó con su arma dos veces contra el conductor, resultando este con heridas en un brazo.

Ambos resultaron formalizados. Mientras el chofer fue acusado por maltrato de obra a Carabineros y atentado contra la autoridad, el efectivo policial se encuentra imputado por lesiones y homicidio frustrado.

No obstante, según la encuesta Cadem Plaza Pública, un 78% de los encuestados apoyó el actuar del uniformado, en tanto, solo un 12% se puso del lado del conductor. Mientras, el otro 12% entró en la categoría “no sabe” o “no responde”.

Menos categórica es la posición de los consultados respecto a  la proporcionalidad del uso de la fuerza de Carabineros. En este caso, un 59% consideró que la acción fue legítima y proporcional a la situación, en tanto un 37% manifestó que fue desmedido

/gap