Suecia fue más que Corea del Sur durante los 90 minutos del segundo partido del Grupo F. El conjunto de Janne Andersson se llevó la victoria gracias a la tecnología. Los asistentes del VAR fueron protagonistas después de advertirle al árbitro Joel Aguilar que hubo una falta dentro del área y, tras corroborarlo, pitó la pena máxima.

Con el gol de Andreas Granqvist, los europeos se impusieron 1-0 en el estadio Nizhni Nóvgorod y ahora buscarán la hazaña, cuando el próximo sábado se midan ante Alemania.

Soccer Football – World Cup – Group F – Sweden vs South Korea – Nizhny Novgorod Stadium, Nizhny Novgorod, Russia – June 18, 2018 Sweden’s Ola Toivonen reacts REUTERS/Ivan Alvarado

Soccer Football – World Cup – Group F – Sweden vs South Korea – Nizhny Novgorod Stadium, Nizhny Novgorod, Russia – June 18, 2018 Sweden’s Ola Toivonen reacts REUTERS/Ivan Alvarado

La selección sueca fue clara dominadora del partido durante la primera mitad frente a Corea del Sur. Los asiáticos no lograron incomodar a la defensa europea, mientras que ellos sí lo hicieron con el arquero Cho Hyun woo, quien se convirtió en el protagonista del los 45 minutos iniciales.

Entre las diversas participaciones que tuvo el futbolista del Daegu Football Club coreano, se destacó la que ocurrió a los 20 minutos en la que el arquero de 26 años evitó lo que pudo haber sido el primer gol del equipo sueco gracias a sus impresionantes reflejos.

En el inicio del segundo tiempo, el joven arquero coreano continuó demostrando sus habilidades al tapar un cabezazo sobre la línea de Ola Toivonen a los 55 minutos. Sin embargo, nada pudo hacer después de que el árbitro Joel Aguilar utilizó el VAR para decretar un penal.

El defensor Kim Minwoo derribó dentro del área a Viktor Claesson y tras dudar, desde la cabina le advirtieron que pudo haber contacto. El colegiado se dirigió hacia la cabina, corroboró la jugada y concedió el tiro desde los doce pasos.

Finalmente, el capitán sueco, Andreas Granqvist cambió la falta por gol y le dio la victoria a Suecia.

El conjunto de Shin Tae-Yong, pese a tener algunas jugadas peligrosas, no estuvo a la altura del seleccionado rival quien mereció irse a casa con un resultado más abultado.

AP

AP

Los pragmáticos europeos del norte, que clasificaron a través de un repechaje contra Italia gracias a su feroz ética de trabajo, se dieron cuenta que Alemania no es invencible e irán por la hazaña el próximo 22 de junio. De ganar acabarían con las posibilidades de los teutones de clasificar a octavos de final.

Corea del Sur, en cambio, tendrá que intentar superar a México, quien viene de conseguir una victoria histórica y es un firme candidato a ser parte de la siguiente ronda.

/gap