La gingivitis es una enfermedad de las encías que surge como consecuencia de la acumulación de placa bacteriana entre los dientes. Las encías pueden inflamarse, enrojecer, hincharse, y presentar un sangrado al cepillarlas. Cuando no es tratada a tiempo puede evolucionar hacia una enfermedad periodontal destructiva con graves consecuencias.

Factores que producen la gingivitis

• Higiene bucodental insuficiente.

• Predisposición genética, algunas personas tienen mayor tendencia a sufrir problemas en las encías. Por lo tanto, deben extremar el cuidado y tener una higiene bucal perfecta.

• Tabaquismo.

• Cambios hormonales.

• Ingesta de antidepresivos que disminuyen la producción de saliva y provocan que la boca esté menos protegida.

• Diabetes y enfermedades inmunodepresivas, cáncer diabetes o si se está sometiendo algún tratamiento deben extremar las precauciones para evitar que se inflamen las encías por una infección.

Consejos para prevenirla

• Una limpieza bucal correcta diaria con eliminación de la placa dental de dientes y encías con cepillado o hilo de seda.

• Visita periódica al dentista para eliminar la placa dental acumulada.

• Usar un cepillo de dientes con cerdas suaves y cepillar a lo largo de la línea de las encías, eliminar los depósitos de placas con antiplaca o enjuague bucal. El enjuague bucal no sólo es una manera de mantener tu aliento fresco, sino que combate las bacterias en toda tu boca incluyendo la lengua, el paladar, los dientes y las encías, alcanzando una limpieza mucho más profunda.

• Reemplaza el cepillo de dientes cada 4 meses.

• Sigue una dieta saludable, evitando el consumo de alimentos y bebidas con azúcar.

¿Se puede contagiar la gingivitis?

• Puede transmitirse a través de la saliva entre personas genéticamente susceptibles.

• Para que se produzca un contagio, la persona que lo reciba debe tener sensibilidad hacia las bacterias que forma la placa.

• Cuando la pareja o un familiar entra en contacto con la saliva contaminada tiene el riesgo de contraer una enfermedad periodontal.

• También puede transmitirse a través de besos, uso compartido de utensilios, tasas o contacto directo con la saliva que contiene bacterias.

¡Importante! Es fundamental cuidar los dientes y la boca manteniendo una limpieza perfecta ayudándote técnicas apropiadas de cepillado e hilo dental. De esa manera, podrás prevenir la enfermedad, controlarla e incluso curarla. No olvides acudir a tu médico de confianza o especialista.

/psg