“Lamentablemente el estado en el que quedó el colegio no nos permite retomar las clases. Por lo tanto, he decretado la suspensión y solicitado al Ministerio de Educación el término anticipado del semestre, pues el colegio no está apto para recibir alumnos”.

Esa fue la principal medida que el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, adoptó tras el incendio ocurrido la madrugada del sábado en el Liceo Amunátegui que se encontraba en toma.

En consecuencia, no habrá más clases durante este año en el establecimiento municipal de calle Agustinas, casi esquina Esperanza.

En tanto, para el segundo semestre, el alcalde sostuvo que “vamos a procurar reubicar a la comunidad escolar, a los más de 700 alumnos, en otros liceos de Santiago donde tenemos capacidad disponible”. Para ello, continuó, “he instruido a la Dirección de Educación a que se ponga a trabajar. La idea es que se puedan seguir educando los que quieran hacer clases en otros liceos de la comuna. Esto ya es una decisión tomada, hemos informado al Ministerio de Educación. Por lo tanto en el Liceo Amunátegui ya no habrá más clases este 2018”. Además, el jefe comunal aclaró que “siete fueron los detenidos el sábado por Carabineros” tras el siniestro. Los alumnos formaban parte de la quinta toma ilegal del recinto, durante lo que va del año, quienes habrían utilizado libros de clases al interior del establecimiento, provocando así el incendio. “El presupuesto estimado que tenemos por parte de infraestructura es que supera los $200 millones”, añadió.

/gap