Esta imagen tomada por la nave Juno de la NASA el 23 de mayo captura la intensidad de los chorros y vórtices en el denominado Cinturón Templado Norte de Júpiter.

En ese momento durante el decimotercer sobrevuelo de la misión, la nave espacial se encontraba a unos 7.900 kilómetros de la parte superior de las nubes del planeta gigante gaseoso en una latitud septentrional de aproximadamente 41 grados.

Este cinturón es la prominente banda naranja rojiza a la izquierda del centro. Gira en la misma dirección que el planeta y es predominantemente ciclónico, lo que en el hemisferio norte significa que sus características giran en sentido contrario a las agujas del reloj. Dentro del cinturón hay dos anticiclones de color gris.

A la izquierda del cinturón hay una banda más brillante (la zona templada Norte Norte) con nubes altas cuyo relieve vertical se ve acentuado por el ángulo bajo de la luz solar cerca del terminador. Es probable que estas nubes estén hechas de cristales de amoníaco y hielo, o posiblemente una combinación de hielo amoniacal y agua.

Aunque la región en su conjunto parece caótica, hay un patrón alterno de características rotatorias y de color más claro en los lados norte y sur de la zona.

Los científicos piensan que las regiones oscuras a gran escala son lugares donde las nubes son más profundas, en base a las observaciones infrarrojas realizadas al mismo tiempo por el experimento JIRAM de Juno y las observaciones de soporte desde la Tierra. Esas observaciones muestran emisiones térmicas más cálidas y, por lo tanto, más profundas de estas regiones, informa la NASA.

A la derecha de la zona brillante, y más al norte del planeta, la sorprendente estructura de bandas de Júpiter se hace menos evidente y se puede ver una región de ciclones individuales, intercalados con anticiclones más pequeños y más oscuros.

El científico ciudadano Kevin M. Gill creó esta imagen usando datos de la cámara JunoCam de la nave espacial.

/psg

Contador