Sus rastas, indumentaria apretada y sonrisa permanente son los principales rasgos que se perciben de Aliou Cisse, aquel ex volante que transformó a Senegal en una de las revelaciones del Mundial del 2002 y en la actualidad quiere hacer lo mismo como entrenador.

El triunfo ante Polonia alimentó el sueño del combinado africano, pero hubo un sector del público que se maravilló con el look del estratega. El revuelo que causó en las redes sociales obligó a la prensa a consultarle al DT sobre el clamor popular que despertó en Twitter e Instagram.

En plena conferencia el protagonistas se quedó momentáneamente sin palabras cuando un periodista ruso le preguntó sobre su estatus creciente como uno de los símbolos sexuales del Mundial. “No sé, tendrá que preguntárselo a las damas“, respondió el técnico de 42 años, riendo, cuando le consultaron sobre el gran interés que había provocado entre las mujeres del país anfitrión.

Ver fotos y video: