Un Rumano llega a Chile y es inmediatamente trasladado a un hotel en Santiago.
En su primer día, decide salir a ver los alrededores de su nueva ciudad.
Caminando por Providencia, para a la primera persona que ve y le dice, en un castellano no muy bien pronunciado: “Gracias amigo Chileno por permitirme estar en este país donde me han dado casa, comida gratis, seguro médico, educación gratis, y Metro rebajado…. gracias.
“La persona sonríe y le responde: ‘… ¡lo siento, pero yo soy haitiano! pero a mi me estan dando lo mismo.’
El Rumano continúa caminando y encuentra a otro que caminaba en dirección opuesta y le dice: “Harmano Chileno, gracias por este… país tan bello que es Chile”.
La persona le responde: “Lo siento, no soy Chileno, soy de Colombia.
“El nuevo emigrante continúa su camino y para a la siguiente persona que ve en la calle, le da la mano y dice:
“Gracias por esta ciudad tan maravillosa….
” La persona dándole la mano le dice: “Muy bien querido amigo pero yo no soy Chileno, soy de Venezuela.”
El Rumano continúa su camino y finalmente ve a una señora bien vestida que le viene al encuentro y le pregunta:
“¿ Es ud.. Chilena?”
La mujer sonríe y le dice: “No, yo soy cubana”
Extrañado y confuso, el Rumano pregunta a la mujer:
“¿y dónde están los Chilenos? ”
La cubana le mira de arriba abajo con curiosidad y le responde:

¡¡¡ Espero que estén trabajando, porque tienen que mantenernos !!!…

/gap