El Presidente de Estados Unidos Donald Trump echó pie atrás en su polémica política de separar a las familias que entran de manera ilegal desde la frontera con México. Acorralado por las críticas transversales determinó que ahora los niños podrán permanecer con sus padres cuando estos sean detenidos.

El presidente estadounidense, Donald Trump, adelantó que firmará una medida “en un rato” para afrontar el problema de la separación de los niños inmigrantes de sus padres en la frontera sur, que ha generado numerosas críticas en el país y el mundo.

“Firmaré algo en un rato”, señaló Trump al ser consultado por los periodistas si planea tomar medidas para resolver el tema de la separación de familias.

La secretaria estadounidense de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen discute con el presidente Trump el borrador de la orden ejecutiva  que podría poner fin a la separación de familias migrantes.

La posibilidad de un decreto sobre este asunto se conoce horas después de que el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan adelantara las intenciones del Congreso de votar una ley mañana, jueves 21 de mayo.

Las imágenes de los niños solos y encerrados en recintos, en algunos casos divididos a modo de jaulas, han generado un repudio sin precedentes a la decisión de Trump de separar a los hijos de los padres de inmigrantes indocumentados en la frontera sur, además de provocar una fuerte indignación en la opinión pública mundial.

Las mayores críticas al Gobierno, que reconoció la semana pasada haber separado de sus padres a 2.000 menores de edad que cruzaron de forma irregular la frontera entre el 19 de abril y el 31 de mayo, proceden de la oposición demócrata y grupos de defensa de derechos humanos, pero también de dirigentes republicanos y países vecinos.