El mundo deportivo y nosotros tenemos mucho que aprender de lo que acaba de suceder en el partido entre el Barcelona (6) y el PSG (1). Para no desvirtuar los objetivos de éste análisis lo desglosaré en tres partes, siendo lo medular el análisis de los factores psico-emotivos que participaron de ella.

A mi parecer, este ha sido uno de los escándalos mayúsculos de nuestro último tiempo en todos los aspectos:

  • El escandaloso comportamiento de los árbitros
  • El desastroso comportamiento agonístico de la mayoría de los jugadores del PSG
  • El anti-deportivo comportamiento una vez más de Luis Suarez

 

1.- LOS ÁRBITROS

 

El arbitraje de Deniz Aytekin fue vergonzoso. Favoreció sin ningún reparo al Barcelona llegándose a convertir en más que determinante para lograr la gesta culé. Entre sus numerosos errores, hay que destacar tres penaltis no señalados al PSG, -dos a lo menos- y uno, vital ya que dejaba el marcador 3-2 costándole al Barcelona 8 goles , es decir 5 en 8 minutos. Por otra parte, cobró  dos penas máximas inexistente a favor del Barcelona  y añadió cinco minutos en la segunda mitad  sin ningún motivo aparente.

Se argumenta que la UEFA  lo designó para dirigir el choque debido al amplio resultado que los galos lograron en el partido de ida, lo que dado los intereses económicos en juego, parece más que sospechoso, ya que, precisamente hay que recordar que Aytekin no se encuentra ni entre los 10 mejores árbitros de la UEFA. ¿No correspondía designar un árbitro de primera categoría dada todas las expectativas y presiones que estaban en juego?

“Para variar”,  (las comillas son ironía) nuestros comentaristas se emocionaron con la gesta del Barcelona, ¿qué estarían comentando si lo que le hicieron al PSG le hubiera sucedido a un equipo chileno? La Corte interestelar sería poco.

Todo estas acciones han provocado que las suspicacias aparezcan y el duelo podría llegar a ser investigado por motivos de apuestas. La UEFA ya ha tomado medidas apartando al árbitro, aunque la cosa podría ir a más, Bet365 y Luckia, dos de las casas de apuestas más importantes de España  han reconocido que la pérdida de dinero fue muy notable, aunque también destacan que no fueron muchos los valientes que apostaron dinero al 6-1 final.

Lo nunca visto en la historia del fútbol puede pasar a ser histórico por más motivos que los simplemente deportivos. Eso sí, lo que hay que dejar claro que ni el Barcelona ni el PSG estarían en el foco de la sospechas. Todas las miradas irían dirigidas el árbitro de la contienda.

 

2.- EL FRACASO Y LA CATASTROFICA PRESENTACION DEL PSG

 

Creo que en los anales del fútbol mundial, aparte del insólito 7 a 1 de Alemania sobre Brasil en el último mundial, no hemos tenido la oportunidad de observar como la tensión psicológica dejó en evidencia la cantidad de desaciertos, obnubilación y descontrol que ella puede provocar al apoderase de la mente de un grupo de deportistas, y de cómo, si un entrenador, no sabe manejar la angustia pre-competitiva, esta entrará a la cancha junto a la mente de cada jugador propiciando desastres , tal como ocurrió por ejemplo en el partido Chile Argentina en el Mundial de Canadá , dónde el descontrol provocado por esta angustia terminó en crisis dentro y fuera de la cancha.

La responsabilidad primera en estos casos es del entrenador. No saben medir ni predecir el resultado que la angustia pre-competitiva generará en el grupo y en algunas individualidades, y a veces, algo no estudiado en nuestro país, ellos mismos son presa de esta angustia pre-competitiva y son los primeros descontrolados, estresados y afectados psicológicamente , antes, durante y después del partido. Creo que al ser entrenador español, le peso enfrentar al Barcelona en su casa, fue timorato desde el comienzo.

 

 

 

 

LA TENSIÓN Y SU INFLUENCIA

Para comprender, entonces, el rendimiento que logra desarrollar el atleta en las justas deportivas, debemos estudiar *las tensiones* Quizás si la mejor manera de entender su influencia sobre éstos, es entenderla como un agente estresor.

Muchos definen el estrés como tensión, pero, aún cuando no tiene traducción a nuestro idioma, corresponde más bien decir *sobrecarga y consiste en un desequilibrio temporal condicionado por factores fisiológicos o psicológicos, provocados por estímulos provenientes del medio externo  y/o interno.  Por lo danto, podemos decir que *sobre el atleta estarán ejerciendo su acción dos tipos de tensiones: endógenas y exógenas .

*La tensión es la antesala para la acción y para la acción de la no acción. Por ello podemos afirmar que en los partidos *trascendentes* estas determinarán la actuación y rendimiento de los deportistas

En éstos, todo aumento, disminución de las exigencias y/o  posibilidades romperá en forma más o menos abrupta la “homeostasis” y exigirá un esfuerzo mayor para enfrentar tal suceso. Tal situación la denomino como ”hipertensión psico-agonista”.

La  dinámicas de las tensiones permite muchas veces la recuperación de la homeostasis, ya que toda tensión tiende a la distensión, pero también puede, como lo vimos en este partido, aumentar el descontrol, mediante la simple activación de un círculo vicioso que se retroalimenta compulsivamente.

Sin embargo, debemos considerar que el ser humano posee en forma natural los elementos necesarios para enfrentarla y lograr, la mayoría de las veces, la adaptación adecuada. Para ello, el atleta debe movilizar todas sus energías de lucha, *logrando así estar a la altura de las exigencias o estrés deportivo*.

Cuando esto no sucede, las tensiones serán la causal directa de:

  • los segundos de más o de menos,
  • los metros de más o de menos,
  • el gol errado o marcado,
  • en suma, quienes impedirán el más Altius, Citius, Fortius que propugna el Olimpismo.

 

Nuestra experiencia nos ha demostrado que: “un atleta con óptimas condiciones fisiológicas, técnicas, una cultura táctica adecuada mas sin  una filosofía deportiva definida’ y un buen manejo de la parte  psicológica del proceso competitivo fracasa y/o no llega a realizar  plenamente sus potencialidades actualizándolas en la justa deportiva”.

Por esta razón debemos entender de una vez por todas que, una cosa es prepararse  para jugar y otra para competir , Vencerse y Vencer, ya que la mayor victoria que se puede alcanzar en una justa deportiva, más allá del resultado, es la de “Vencerse a si mismo”

Por otra parte, a veces, atletas no tan bien dotados desde el punto de vista físico-técnico-táctico, pero con una ‘filosofía deportiva definida y un excelente manejo de los factores psico-emotivos jamás fracasa.

Las situaciones capaces de generar tensiones son muchas y poseen una línea, definida de acción, pudiendo llegar a ‘disminuir total o parcialmente el rendimiento de los atletas. Para quienes conocen el Síndrome General de Adaptación, comprenderán que si este factor estresante se torna muy intenso o se prolonga demasiado, provoca en el atleta un estado de desequilibrio total o parcial, tanto en su personalidad como en su rendimiento.

Su adaptación y utilización nos muestra, por el contrario, al atleta capaz de lo ‘increíble’, como es del caso señalar a Neymar, que fue el “gran jugador y competidor” de este partido, ya que más allá de los “errores” arbitrales, estuvo en todas en los últimos minutos, demostrando incluso superioridad en todos los aspectos, en relación a Messi.

Denominaré “tensión reactiva aguda” a la que se produce cada vez que un atleta enfrenta situaciones nuevas, especiales y complejas. Es decir,  aquella que lo coloca en el periodo de alarma del S.G.A., y del cual, si el atleta no logra un proceso de ajuste, pasará a las etapas  de resistencia y/o agotamiento.

Denominare “tensión procesual” a las pre-existentes en el atleta desde antes de su transformación en tal.

La primera correspondería  a una tensión *específica de la situación  deportiva*, la otra a una *inespecífica* a tal situación.

Debemos entender que cada etapa existente en la vida de los deportistas, produce distintos agentes estresores, que terminan “estresando la vida y los rendimientos de éstos y  son:

  1. Formativa
  2. Competitiva
  3. Declinación

 

LOS TÉCNICOS Y SU INCIDENCIA

 

En todos y cada uno de los procesos mencionados, podemos decir que las tensiones han comenzado su acción destructora, obligando al atleta  un “sobre-esfuerzo adaptativo”, del cual no podemos asegurar la recuperación de la homeostasis ni el éxito en sus logros y metas.

Ustedes comprenderán que el dueño del PSG, cuando contrata a cada uno de los jugadores, tiene la fe y la esperanza de que ellos son capaces de ayudarle a conseguir sus propósitos deportivos. Sin embargo, basto una presión x, para que ellos, transformaran en catástrofe el logro del partido anterior, sucumbiendo estrepitosamente ante el estrés competitivo, afectando seriamente  su equilibrio y rendimiento.

En nuestro país esto es muy común. «Como el proceso formativo es menos que regular, el atleta no aprende ni está preparado para enfrentar las situaciones que en su lógica evolución tendrán que aparecer. Además de reflejar de alguna manera la ideología propia del pueblo latinoamericano, marcada por una acentuada tendencia al fatalismo y el determinismo.

Es así como  aparecen y desaparecen jugadores del primer plano en forma alarmante, para aparecer años más tarde. Algunos por volver a la cima -a veces demasiado tarde para ellos- Pinilla, y para el deporte el deporte nacional -, y otros por escándalos que nos reflejan a un atleta depresivo, cuyo medio no le dio todas las armas necesarias para poder trascender como el soñó.

¿Creen que alguien querrá contratar en mucho tiempo a los defensas del PSG, si demostraron miedo, incapacidad, para enfrentar grandes desafíos?

Es lamentable comprobar que muchos técnicos no están preparados para hacer rendir a los atletas el máximo de sus potencialidades y perfeccionarles, sino más bien los usan. Esto queda demostrado en la no ayuda a los atletas a superar barreras lógicas de su caminar por los senderos del éxito-fracaso .

Un buen técnico es algo más que el conocimiento de técnicas o tácticas de juego. Se requiere que posea una *mística* que logre empapar al atleta. A esto le llamo “dicotomía integradora y trascendente”. Es decir que logren los objetivos del deporte y trasciendan..

 

El ATLETA y el ‘atleta’ FRENTE A LA TENSIÓN

 

Existe un tipo de atletas que en forma natural o por un proceso formativo integral, Juega con la Tensión, lo que le permite transformarse en un “genio”, en una “estrella” que nos deslumbrará con sus actuaciones. «Pelé por ejemplo, antes de su debut con Rusia en el Mundial de 1958 admite que: “Me sentí aterrorizado”. “La noche anterior al día en que se habría de celebrar el partido, no pegue un ojo. Al sonar los himnos de los dos países, poco antes de comenzar el encuentro, temblaba como la hoja de un árbol”…Sin embargo Pelé jugo brillantemente. Tenia 17 años.

Esto quiere decir, verbigracia, que si Pelé posee una capacidad de rendimiento nota 6, en una escala imaginaria que va del 1 al 10, con el jugar con la tensión y aprovechar su energía, él aparte de poder “crear” – lo que otros no logran- , elevará su propia capacidad de rendimiento en un punto o dos. Por otro lado, un atleta que sucumbe a la acción de la tensión disminuirá su potencial en un punto o dos. «Con esto él perderá con rivales iguales y/o inferiores.

La tensión es tan impactante en el deportista que pone bajo constante prueba sus capacidades de adaptación; de perseverancia; de lucha; de tolerancia a las frustraciones; su inteligencia, en suma, su capacidad “agonista”…

 Por lo tanto, podemos decir que éstas hacen actuar a los atletas en forma contraria a sus potencialidades y deseos, produciéndose en ellos el fenómeno que denomino “Regresión técnico-táctica bajo estrés “. Esto significa que en su accionar el jugador muestra un nivel de rendimiento anormal, más aún, tal rendimiento es igual al que el deportista poseía en sus años de aprendizaje. Por todo esto, podemos deducir que es importante que el atleta tenga ante la situación agonista un cierto nivel de tensión; pero, que bajo ningún punto de vista debe sucumbir a ella.

Como poder determinar o predecir cual será la capacidad del deportista de adaptarse a los agentes estresores?

Como poder reconocer en sus movimientos su nivel de estrés?

He pesquisado la existencia de un “lenguaje corporal”:.- no verbal-, que nos estará “mostrando” que y cómo esté ocurriendo “algo” en el atleta.

Sabemos que la comunicación no verbal se realiza por códigos en que los gestos, posturas, movimientos, -respecto a esto, recuerdo el trabajo realizado con un goleador del fútbol chileno y de Colo Colo, que pasaba por el proceso de miedo al éxito. Cuando estaba en óptimo rendimiento “corría” a buscar todos los balones, con hambre de gol, y como “corría arrancando”, en el sentido contrario a él cuando estaba en la etapa mencionada, su lenguaje “no verbal” expresaba su miedo.

Citaré también  como logramos con un jugador, que había vuelto fracasado a Chile, Luka Tudor, que ni siquiera era citado a la banca en su equipo, Universidad Católica, en tres meses de trabajo, sin jugar casi ningún partido de titular, en las últimas ocho fechas del campeonato, el record de los siete goles en un solo partido y ser el goleador del campeonato con 17 goles.

Es por ello que cuando he planteado que el deportista tiene que aprender a vencer tres elementos vitales;

  1. a) a sí mismo;
  2. b) a la situación y
  3. c) al rival, quiero expresar que:

 

  1. a) Vencerse a sí mismo:

significa doblegar los miedos, las angustias, las tensiones, su ideología ante el éxito o fracaso.

 

  1. b) vencer a la situación:

no es lo mismo competir en una final de barrio que en una final de Copa Libertadores; jugar en provincias que en un equipo de la capital; por un club que por la selección, o como fue en este caso, dejar atrás a uno de los grandes equipos del mundo.

 

  1. c) vencer al rival:

sólo después de haber doblegado las situaciones anteriores, el deportista puede empezar a pensar como va a resolver la problemática que le crea el rival y, como va a tratar de imponer sus virtudes, y estas no son otras que las técnico-tácticas, físicas y psicológicas… Podemos observar que el porcentaje mayor  corresponde a lo sicológico…

En el caso que estamos analizando, está claro que la falencia del PSG fue, que  no pasaron la primera barrera, la de vencerse a si mismos, por ende las otras dos, quedaron inconclusas, de allí su fracaso.

Volviendo al tema de como expresa un jugador mediante un lenguaje no verbal su nivel de estrés, podemos señalar que:…«en su desempeño se nos representan como “duros”; “torpes “; ”llenos de equivocaciones, de chambonadas”…Sin imaginación ni creatividad, expresión extrema de la “regresión técnico-táctica bajo estrés”.

La tensión hizo desaparecer instantáneamente los años de entrenamiento y aprendizaje al inhibir el automatismo logrado y hasta el estilo de los jugadores, individual y colectivamente. Allí es donde los vimos  titubear, “la pelota quemaba”.

Insistimos en la necesidad de reconocer que podré existir un atleta afectado y uno “no afectado” por éstas…«El primero fracasa, el otro triunfa*…* Uno dará lo mejor de si mismo, el otro menos de lo que mejor puede, que es el caso del PSG.

 

ACCIÓN DEL SISTEMA NERVIOSO

Puedo señalar que las tensiones producen ciertos cambios a nivel del sistema nervioso , que a su vez, volverá a provocar cambios en el comportamiento sico-emotivo del atleta. En algunos actúa el sistema nervioso simpático y en otros el para- simpático. El *simpático agita*; el *para-simpático deprime*.

Reacciones debidas al simpático:

Tienen tendencia a la agitación, a pensar mucho -sobre la competencia, con el consiguiente desgaste de energías-, a moverse, a actuar. Son los que en la cancha se *apresuran*, tienen una «híper-actividad improductiva* -correr por correr-, *acelerados*, salen a *matar o a que los maten.

Estos son los atletas o equipos que nos muestran en su accionar en los primeros instantes de la lucha una desesperación por conseguir sus objetivos, perdiendo posteriormente la energía de lucha con mucha facilidad. Sufren de insomnio la noche anterior al partido…Pueden sufrir de estreñimiento, falta de apetito, dispepsia….

Cuando estamos estresados, nuestro organismo concentra sus energías y suspende el flujo energético a otras funciones corporales menos necesarias en ese momento para la supervivencia. El sistema nervioso simpático se activa y libera hormonas del estrés: adrenalina, noradrenalina y cortisona. El organismo se prepara para luchar o para huir del estresor. Los efectos fisiológicos a nivel del sistema nervioso simpático son variados y afectan a la digestión, la respiración, la dinámica y la química de la sangre, los nervios, los músculos, las glándulas, los órganos sensoriales, la saliva, las hormonas y las respuestas al dolor y la infección.

Reacciones provocadas por el para-simpático:

Los problemas los «paralizan*, apatía general, no tienen deseos de hacer nada, bajo nivel motivacional y de lucha. En las concentraciones se *encierran* en sus habitaciones y duermen todo el día, pero, siempre se sienten cansados. En la cancha,*sin interés aparente* por lo que ocurre en torno a ellos -“no está en el partido”-, se fatiga rápidamente, sin energías para la lucha…Pueden tener apetito excesivo, -“voracidad”-, otros.

Los estresores psicológicos tienen lugar en el interior de nuestra psique y comprenden todas las emociones como frustración, ira, odio, celos, miedo, ansiedad, tristeza, autocompasión y sentimientos de inferioridad. Selye sostenía  que la activación emocional es uno de los efectos más frecuentes del estrés y que, cuando el estado emocional negativo es crónico e intenso, puede ser más dañino para nuestra salud que los estresores físicos.

Debemos saber, que la ‘energía de adaptación’, es finita. Únicamente podemos tolerar cierta cantidad de estrés, y si no estamos preparados, sucumbimos y en el caso de los deportistas, así como aquellos que rinden exámenes de grado,  el resultado puede ser catastrófico.

Por último dijimos y hablamos de regresión técnico-táctica bajo estrés y co-activación muscular, explicaré estos conceptos acuñados por mí y entenderán como estuvieron también presentes en el partido motivo de nuestro análisis

 

 Regresión técnico-táctica bajo estrés

 

La regresión técnico- táctica  se manifiesta cuando el jugador debe ejecutar o finalizar una jugada, su rendimiento técnico decae a niveles inferiores y en casos dramáticos a niveles de aprendizaje primario, donde aún no se consolidaba en el deportista su exquisita relación con el implemento, en este caso, balón de futbol y que , solo frente al arco erre un gol o ejecute un penal decisivo deficientemente , cometa un penal o auto-gol absurdo, con la resultante de que el público y los fanáticos se enojen, lo insulten, el  periodismo le “caiga encima”.

Esto hace que resurja la tan recurrida frase de los relatores y comentaristas deportivos, “hizo lo más difícil, la tiró afuera”, ignorantes de que esta co-activación muscular es la responsable absoluta de la perdida de la sincronización psicomotora.

Todo  esto, sin embargo, no es más que el efecto sobre su psiquis y su psicomotricidad de la tensión psicológica y la presión del éxito.

 

COACTIVACIÓN MUSCULAR

En la co-activación muscular, el deportista pierde la sincronización mente cuerpo a partir de los efectos nocivos de su emocionalidad y  la no adaptación al agente estresor y sus movimientos se vuelven torpes, descoordinados, inciertos, impredecibles aún para el mismo y fuera de control, lo que le impide disponer de sus años de entrenamiento y de preparación, su automatización técnico táctica y nos entrega un rendimiento MUY POR DEBAJO DE SUS VERDADERAS POTENCIALIDADES. Nadie parece percatarse y valorar que es en realidad un deportista que se estrella una y otra vez con sus fantasmas, que en ese momento, es un esquimal en el desierto.

 

3.- LUIS SUAREZ

Que este jugador es un gran definidor, que está entre los tres mejores centro delanteros del mundo, nadie puede negarlo, pero, que es el anti- Fair Play, que es un tramposo, que para él ganar es lo único sin importar como, es algo indesmentible y realmente desagradable. Es la expresión viviente de que el mundo es para los vivos.

por Victor Sforzini Sepúlveda

/gap