Ayer la Corte de Apelaciones de Santiago revocó la prisión preventiva de Héctor Palma, el gendarme que fue formalizado por no haber evitado la tortura de dos ecuatorianos acusados del crimen de una mujer en el barrio República. Se anticipó que la próxima semana se reintegraría a su trabajo.

La defensa del uniformado, Carlos Sánchez, esperaba que – tal como ocuirrió-Palma quedara libre esta jornada, tomando en consideración el testimonio de los afectados, quienes lo respaldaron y le agradecieron por salvarles la vida.

“Es un elemento muy positivo, por cuanto si hay víctimas dentro de este proceso de investigación son, precisamente, esos ecuatorianos. Ellos no han imputado, no han sindicado como responsable de esos hechos a mi representado, sino que, muy por el contrario, a otras personas de la población de internos”, dijo.

El abogado sostuvo que “ellos indican que la persona que los ayudó, que impidió que siguieran estos malos tratos y los rescató de entre la población penal, aún a riesgo de su vida, es mi representado”.

En la semana el gendarme envió una carta donde acusa un montaje y señala que “en vez de tener una medalla por salvarle la vida a dos internos, estoy preso”.

/gap