Elizabeth Isherwood se acababa de divorciar de su marido. Con la separación de bienes, decidieron vender el tiempo compartido que tenían juntos en Plas Talgarth en el norte de Gales. Pero como agradecimiento a tantos años de fidelidad, los gerentes del complejo vacacional le regalaron una estadía gratis de una semana.

Como nadie, ni amigos ni familiares, podían acompañarla, decidió ir sola. Emprendió la aventura sin saber que sería la última y su final, una tragedia… Es que el primer día de sus vacaciones fue a buscar algo al armario de ventilación, unos espacios muy comunes en Reino Unido en el que se deja la ropa a secar. Cuentan con un sistema de calefacción en su interior.

Elizabeth Isherwood tenía 65 años cuando murió trágicamente
Elizabeth Isherwood tenía 65 años cuando murió trágicamente

El problema es que la puerta se cerró y el picaporte se rompió. Isherwood estaba desnuda cuando quedó encerrada, y había viajado sola así que gritó pidiendo ayuda. Lo hizo lo más fuerte que pudo, pero nadie la escuchó.

Intentó liberarse. Comenzó a romper las paredes. Las pateó con mucha fuerza, tanta que rompió una de las cañerías y comenzó a filtrar el agua. La mujer de 65 años, finalmente murió de hipotermia.

“No había llegado ni a desempacar, la policía encontró toda su maleta sin deshacer”, cuenta devastado uno de sus hijos según el Daily Mail.

Los peritos confirmaron que estuvo 10 días luchando por su vida. Sus familiares contaron que nadie acudió a su ayuda porque los otros huéspedes del complejo pensaron que los golpes se debían a obreros trabajando.

/psg