Un mensaje del presidente del PS Álvaro Elizalde, recibió el futuro timonel de la DC, Fuad Chahin.

En la víspera, el presidente electo de la Democracia Cristiana -que asumirá el viernes oficialmente- había señalado que la DC no formará parte de las reuniones de la ex Nueva Mayoría.

“La DC va a actuar con independencia. La Nueva Mayoría no existe, se acabó cuando se terminó el gobierno de la Presidenta Bachelet”, afirmó el martes Chahin a La Tercera.
La futura mesa, además, decidió no convocar a la ceremonia de cambio de mando a los timoneles de la ex Nueva Mayoría, a excepción del presidente del PR, Ernesto Velasco, considerando que la falange comparte comité con los radicales.

La decisión generó incomodidad en las colectividades de oposición, que en mayo habían valorado la elección de Chahin.

“Habría sido bueno como gesto político que se invitara a todos, cosa que nosotros probablemente, en el cambio de mando del PPD, vamos a hacer. Los gestos son significativos y no logro entender muy bien por qué la DC, en un evento democrático, reconocido por todos como de alta significancia, no está invitando al conjunto de los partidos. Creo que sería bueno que lo reconsideraran”, expresó el líder del PPD, Gonzalo Navarrete.

No fue la única señal que molestó en las filas de la ex Nueva Mayoría, donde también miraron con inquietud el diseño que -según ha transmitido Chahin- empleará para llevar adelante su relación con sus exsocios de coalición: con el PR actuando como nexo con el resto de las colectividades.

“Estamos como radicalismo disponibles para ayudar en la unidad de lo que es la oposición, si es posible cumplir un rol de puente”, dijo Velasco.

El diseño, sin embargo, incomodó en colectividades como el PS: partido más grande de la oposición y donde no están dispuestos a interactuar con la DC por medio de terceros.
Esa fue, de hecho, una de las inquietudes que planteó Elizalde a Chahin en la conversación que sostuvieron este martes.

Según quienes conocieron el diálogo, el futuro presidente de la DC le habría señalado al senador que la relación con el PS va a ser “directa”. Además, acordaron fijar el lunes la fecha de la reunión bilateral.

“La DC es fundamental para reconstruir una mayoría comprometida con los cambios. Cuando asuma la nueva mesa directiva de la DC vamos a tener una reunión bilateral para acordar las formas de trabajo conjunto ante los enormes desafíos que tenemos por delante”, señaló Elizalde.

En la ex Nueva Mayoría, además, abordaron el requisito que fijó Chahin para dialogar con los actores de la oposición: un proyecto que consagre el balotaje en la elección de alcaldes.

Si bien la fórmula fue bastante valorada en la oposición, en los partidos consideran improbable que sea respaldada por Chile Vamos. “Sería ideal tener una segunda vuelta, porque así puedes competir más libre en la primera (vuelta) y comprometes el apoyo en la segunda. Pero mi impresión es que la derecha no lo va a aceptar”, dijo el vicepresidente electo del PPD, Francisco Vidal, quien en 2001, como subsecretario de Desarrollo Regional, impulsó la segunda vuelta municipal.

Ante ese escenario, en el PPD y el PR aseguraron que el mecanismo para zanjar a los candidatos debe ser la primaria.

“El primer desafío que tenemos por delante es la elección de alcaldes, concejales, cores y gobernadores regionales y para eso necesitamos la unidad de toda la oposición”, dijo el timonel electo del PPD, Heraldo Muñoz.

Desde el PC, el histórico dirigente, Juan Andrés Lagos, sostuvo que “no vemos que sea bueno alguna expresión de congelamiento de estas relaciones (con la DC), sino que más bien hacer el esfuerzo por los entendimientos bilaterales y multilaterales”.

/gap