El diccionario de la real Academia Española define una “veleta” como un objeto de metal, generalmente en forma de flecha, que puede girar sobre un eje vertical y, colocado en lugares altos, señala la dirección del viento.

Sebastián Piñera elegido Presidente por un 54% de la ciudadanía, prometió en su campaña volver a crecer, crear empleos y mejorar sueldos; mejorar la calidad y el acceso a la salud; mejorar la calidad de la educación en niños, jóvenes y trabajadores; combatir la delincuencia, el terrorismo y el narcotráfico; asegurar un nuevo trato con niños y adultos mayores.

En cuanto a Justicia y Derechos Humanos, en su Programa de Gobierno, presentado a todos los chilenos cuyo apoyo buscaba en la elección presidencial de fines de 2017, el actual gobierno prometía homologar las garantías procesales del antiguo y el nuevo sistema procesal penal. En el mencionado programa la coalición “Chile Vamos” planteaba que “Habiendo transcurrido 17 años desde la Reforma Procesal Penal, es necesario avanzar en dar garantías a todas las personas imputadas para que tengan derecho a un juicio racional y justo, sujeto a las mayores garantías establecidas en nuestro ordenamiento jurídico”; más adelante agregaba: “Por razones humanitarias y de dignidad permitir que las personas de edad muy avanzada, o con enfermedades terminales graves, o que les impidan valerse por sí mismas, y que se encuentren cumpliendo condenas en cárceles, puedan sustituir la pena por arresto total en su propio domicilio o, según su elección, en un establecimiento adecuado a su situación de salud o avanzada edad”. El planteamiento referido a Justicia y Derechos Humanos fue el canto de sirena que Piñera y su comando utilizaron –  especialmente entre la primera y segunda vuelta electoral – para captar el voto del mundo militar en retiro, que hace años viene pidiendo una “justicia justa”, la misma que se aplica a todos los chilenos. Ellos ante la disyuntiva de continuar con la posibilidad de seguir siendo gobernados por un gobierno inepto o apoyar a Piñera que, si bien ya había faltado a sus compromisos con el sector en su primer gobierno, al menos representaba la posibilidad de tener una administración mas eficiente, conciente de la necesidad de enmendar los errores del pasado… Al menos, así les manifestó su Jefe de Campaña, Andrés Chadwick, hoy Ministro del Interior a los dirigentes de organizaciones de militares en retiro, interlocutores del Jefe de Campaña quienes a contrapelo, decidieron confiar en la palabra del hoy ministro, y entonces representante de Piñera en las tratativas, y llamaron al renuente mundo militar en retiro, a pasar el trago rápidamente, vencer la desconfianza, y votar por el entonces candidato, en la esperanza que esta vez sí, la derecha se preocuparía de buscar una “justicia justa” para los ex uniformados, compromiso que se llevaría a cabo en los primeros 100 días de gobierno.

Hoy miles de ex uniformados y sus familias, al igual que esos millones de chilenos que representaron el 54% del electorado, ven con preocupación el  rumbo que ha tomado el actual gobierno con sus medidas populistas hechas al parecer para una minoría vociferante, con una política reactiva  de la que algunos políticos del sector comienzan a cansarse. Así una parte de la UDI y algunos de Renovación Nacional comienzan a criticar abiertamente el accionar del actual mandatario y sus ministros, demandándole que cumpla su programa de gobierno.

Al parecer la veleta del Presidente Piñera quién evidencia un complejo enfermizo por caerle bien a la gente, ha sufrido una vez más un grave desperfecto. Ya le pasó en su anterior gobierno cuando pavimentó el camino a una segunda administración de Bachelet, con las consecuencias políticas, sociales y económicas de todos conocidas. Hasta ahora gobierna entre homenajes a la izquierda y sus próceres, y ácidas críticas al gobierno militar.

La deteriorada veleta del Presidente al parecer no le está permitiendo ver que la mayoría de los chilenos lo eligió para que desarrollara su programa que prometía más crecimiento, más empleos, mejor salud, mejor educación, protección a la infancia y a los adultos mayores, mayor seguridad y combatir la delincuencia, el terrorismo y el narcotráfico.

¿Y los militares en retiro y sus familias?, solo una cosa “justicia Justa” … la misma que se da a todos los chilenos, reflejada en su programa de gobierno en cuanto a Justicia y Derechos Humanos

Los electores de Sebastián Piñera, convencidos  u obligados por las circunstancia, esperan que su gobierno cambie el rumbo… y deje de pavimentar el camino hacia otro gobierno de izquierda.

Por Roberto Hernández Maturana para El Líbero

/gap