En un fallo dividido, la Corte Suprema decretó la confiscación de 5,1 millones de dólares del ex dictador Augusto Pinochet.

Después de 14 años de investigación sobre el origen de su patrimonio en marco del caso Riggs, la sala penal ordenó también el decomiso de varias propiedades de Pinochet.

Los ministros acogieron el recurso de casación interpuesto por el Consejo de Defensa del Estado (CDE) producto de un vicio en la sentencia de la Tercera Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago.

Según publicó El Mercurio, el máximo tribunal dictará una “sentencia de reemplazo”, en ella se ordenará el decomiso del dinero y los bienes.

Asimismo, este lunes los ministros resolverán cuáles serán las propiedades que la familia del dictador deberá devolver al fisco.
/gap