El fin de semana, el mundo del deporte chileno se remeció por la muerte del destacado ex futbolista Alberto Fouillioux, quien falleció a raíz de una paro cardiorrespiratorio en la Clínica Santa María.

Cuatro días después de su partida, su primo y abogado, Luciano Fouillioux, envió una carta a El Mercurio donde no tuvo buenas palabras para referirse a Canal 13, estación donde el ex UC fue parte del área deportiva conduciendo recordados espacios como Futgol y que por estos días se llenó de homenajes para el fallecido deportista.

Lo cierto es que en el año 2000 fue desvinculado, sin recibir indemnización, asegura Luciano.

“Hemos despedido de este mundo al que fuera un ícono deportivo, de las comunicaciones y mejor persona, don Alberto Fouillioux Ahumada. Partió en medio del reconocimiento ciudadano, de los medios y de las instituciones en las cuales sirvió, lo que bien podría decirse fue lo justo y merecido, aunque tardío en exceso”, escribió el abogado en el matutino.

A dichas palabras, agregó: “En dicha misma línea y en esta misma sección, escribió en representación del Directorio del Canal 13, don Jorge Salvatierra Pacheco, quien efectuó una emotiva semblanza del ídolo y comentarista, recordando además su paso por Canal 13, lo que llamó ‘por esencia su casa televisiva’. Igualmente aludió a lo sucedido en la despedida, en la que sus hijos, en especial el menor de ellos, le brindaron el último respeto y honra pública”

“Señala en su carta el señor Salvatierra que Alberto Fouillioux fue uno de sus héroes, quien además fue ‘injustamente relegado por el medio y que sus últimos años no fueron lo que debieron ser’, citando además para ello las ideas y palabras de uno de sus hijos al momento de la despedida, quien ciertamente no pudo omitir aquello, por el más mínimo deber de lealtad con su familia, especialmente con su padre”, indicó, en alusión a la demanda por evasión de impuestos que enfrentó Fouillioux a principios del 2000, lo que terminó provocando su salida de Canal 13.

En esa misma línea, recordó que “fui no solo familiar directo de Alberto, sino que por muchos años su abogado defensor cuando se le persiguió sin piedad y sin ningún respeto por la trayectoria y al derecho a la rectificación al que legítimamente aspiran todas las personas cuando han cometido un error, como fue el caso, especialmente en aquellas de bien, que nunca antes habían flaqueado”.

Luciano Fouillioux aprovechó la tribuna para denunciar que “Alberto Fouillioux, en todo ese tan duro tiempo, fue apoyado por gente de buena voluntad y por su familia más algunos valiosos amigos, más no por sus fuentes laborales, las que lo fueron desafectando paulatinamente, partiendo por Canal 13, hoy representado por el señor Salvatierra, entidad que lo despidió y le negó todo pago indemnizatorio por desconocerle su calidad de trabajador, amparándose en que solo era un profesional en régimen de ‘honorarios’ y por lo mismo sin derecho al desahucio y previsión, más tampoco respecto del resto de los asalariados del país”.

Añadió que “es paradojal que hoy se le reconozca por Canal 13 con devoción y se reclame el reconocimiento de haber sido este ‘por esencia su casa televisiva’. Aquello no deja de sorprender, pero es un avance ante la crueldad de ayer y el trato dispensado por su empleador de entonces, por cierto, de otra estructura propietaria que la de hoy, pero igualmente cierto de continuidad de giro”.

Basta que las actuales autoridades del Canal 13 revisen sus antecedentes internos y defensas judiciales esgrimidas contra Alberto Fouillioux Ahumada para comprobar la veracidad de lo que aquí se dice. Así el ¡ceatolei‘, de la carta del señor Salvatierra, en representación de Canal 13, no podrá retumbar del mismo modo que se quiso esgrimir”, sentenció. “Lo siento, la historia no se puede cambiar”, finalizó.

/gap