“Es un momento histórico para todas las mujeres sauditas”, declaró Sabika Al Dosari, una presentadora de televisión, antes de cruzar la frontera con Baréin a bordo de un sedán.

Justo después de medianoche, Samar Almogren giraba por primera vez la llave del contacto de su automóvil, un momento inolvidable para esta mujer que ya había conducido en el extranjero pero nunca en su país.

“Tengo escalofríos por todo el cuerpo. Llevar el volante después de haber pasado años en el asiento trasero. Ahora es mi responsabilidad y estoy más lista que nunca para asumirla”, afirmaba Samar, totalmente vestida de blanco que para ella es “el color de la paz”. “La abaya negra se ha convertido en el símbolo de la mujer musulmana. Pero no hay ningún texto religioso que prescriba a una mujer vestirse con una abaya negra”, agregaba.

Se trata de un paso importante para el reino ultraconservador (Reuters)

Se trata de un paso importante para el reino ultraconservador (Reuters)

También algunos hombres celebraron el momento. “Es un gran logro”, dijo un príncipe saudita, el multimillonario Al Walid bin Talal, en un video en el que aparecía su hija Reem manejando un 4×4, con sus nietas aplaudiendo en el asiento trasero.

Sistema patriarcal

Esta decisión, impulsada por el príncipe heredero Mohamed bin Salmán, forma parte de un plan de modernización del rico país petrolero.

“Las mujeres viven en un sistema patriarcal en Arabia Saudita”, señala Hana Al Jamri, autora de un libro sobre las mujeres en el periodismo en Arabia Saudita que se publicará próximamente. La nueva medida “ayudará a desafiar las normas sociales y de género que entorpecen la movilidad, la autonomía y la independencia”.

A comienzos de mes comenzaron a entregarse las primeras licencias (Reuters)

A comienzos de mes comenzaron a entregarse las primeras licencias (Reuters)

Este cambio permitirá que muchas mujeres dejen de depender de chóferes privados o familiares hombres y supondrá un ahorro para las familias.

“Las sauditas experimentan un sentimiento de justicia. Durante mucho tiempo, se les negó un derecho fundamental que las mantuvo confinadas y dependientes de los hombres, lo que imposibilitaba que pudieran llevar una vida normal”, explica a la AFP Najah Al Otaibi, analista en el centro de reflexión prosaudita Arabia Foundation.

Unos tres millones de mujeres podrían obtener el permiso y comenzar a manejar desde ahora hasta 2020, según la consultora PricewaterhouseCoopers.