Un equipo internacional de astrónomos ha combinado informaciones obtenidas con el Telescopio Espacial Hubble de la NASA y el Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo Austral (ESO) para someter a prueba la teoría general de la relatividad de Albert Einstein a escala de toda la Vía Láctea, confirmando que, efectivamente, la gravedad se comporta tal y como predijo el histórico científico.

Se trata de la prueba de gravedad más precisa fuera del Sistema Solar, y la ha llevado a cabo un grupo de investigación dirigido por el doctor Thomas Collett, del Instituto de Cosmología y Gravitación de la Universidad de Portsmouth. El informe correspondiente ha sido publicado en la revista Science.

El propio Collet explica que “la Relatividad general predice que los objetos masivos deforman el espacio-tiempo, esto significa que cuando la luz pasa cerca de otra galaxia, se desvía el camino de la luz”.

“Si dos galaxias están alineadas a lo largo de nuestra línea de visión –continúa el astrónomo– esto puede dar lugar a un fenómeno llamado lente gravitacional fuerte, donde vemos múltiples imágenes de la galaxia de fondo”.

Collet concluye su explicación señalando que si se conoce la masa de la galaxia en primer plano, entonces la cantidad de separación entre las múltiples imágenes revela si la Relatividad general es la teoría correcta de la gravedad en las escalas galácticas.

La teoría general de la relatividad, propuesta en 1915, daba una explicación al comportamiento de la gravedad que desde entonces ha resistido una serie de pruebas de alta precisión dentro del Sistema Solar. Sin embargo, nunca antes se habían realizado pruebas precisas de esta teoría a nivel galáctico o a gran escala astronómica.

/psg