La peor caída semestral desde que existen los multifondos de pensiones, es la que anotó el fondo E -el más conservador- entre enero y junio de este año, hundiéndose 10,04%. Ante esto, distintas voces han expuesto su preocupación, sobre todo por las personas que se encuentran prontas a jubilar y que verán mermadas sus pensiones producto de esta situación.

Según el último reporte del mes de julio presentado por la Superintendencia de Pensiones (SP), durante el primer semestre el portafolio más conservador fue el más afectado, al comparar con los resultados del resto de los fondos, donde el A anotó un alza de 7,62%, el B subió 4,32%, el C retrocedió 1,92%, mientras que el D anotó una baja de 7,53%, este último también registrando su peor resultado semestral histórico.

Y con respecto a los últimos doce meses, las cifras revelaron incrementos de 16,13%; 11,03% y 2,01% para los fondos A, B y C, respectivamente, en tanto que el fondo D anotó un descenso de 5,85%, y el E se desplomó en 9,85%.

Esta situación llevó a la presidenta de la comisión de Hacienda del Senado, Ximena Rincón (DC), a solicitar una audiencia con el presidente Sebastián Piñera para abordar dos datos negativos del multifondo y sus implicancias, además de otras temáticas relacionadas a la reforma de pensiones.

La cual, si bien continúa estancada en el Congreso, podría destrabarse gracias a las conversaciones que ha mantenido el Ejecutivo con los parlamentarios para evaluar la factibilidad de avanzar en una ley corta enfocada en el Pilar Solidario, para aumentar la cobertura del 60% de la población más vulnerable al 80% de la misma.

Junto con lo anterior, Rincón animó a la oposición en la Cámara de Diputados a crear una comisión investigadora, específicamente “por lo que ha ocurrido con la normativa de la Superintendencia de Pensiones respecto no sólo de la inexistencia de seguridad que debiera dar el fondo E, que para eso fue creado, pero ha perdido un 10% de lo ahorrado y eso nunca debió permitirse. Y ahí el que tiene que responder es el regulador”, argumentó.

Además planteó que uno de los puntos sobre los cuales el superintendente de Pensiones, Osvaldo Macías, debiera dar explicaciones tiene que ver con la fijación de la tasa de interés del retiro programado de julio, puesto que “se sacaron dos tasas distintas: una para los que estaban pensionados y otra para los nuevos”, lo que calificó como “absolutamente discriminatorio e improcedente”.

A propósito de este debate, el ministro del Trabajo y Previsión Social, Patricio Melero, sostuvo este jueves que “si uno mira la evolución de los fondos previsionales desde el inicio de la pandemia al día de hoy, tres de ellos han crecido, el A, B y C han tenido rentabilidades positivas, y dos de ellos, el D y E, han tenido rentabilidades negativas”.

“La buena noticia es que estos dos fondos, el D y E, en este mes se están recuperando. A las cifras de hoy día, el E está en un 0,33% positivo y el D también en una cifra semejante positiva”, resaltó.

Consultado por las rentabilidades negativas del fondo E, el secretario de Estado apuntó: “el fondo E sí, ha caído, y es preocupante su caída, pero ahora se está recuperando. Nuestra mirada es que ojalá los mercados vayan teniendo más confianza en Chile y que los efectos que está teniendo la política y la economía en el país sean un factor que también de más estabilidad, de forma tal que estos fondos que son de corto plazo y menos especulativo vayan teniendo una rentabilidad más normal”.

Así y todo, acotó que esta situación “lo que demuestra es que, como fondos que son, no están ajenos a los impactos que tienen sobre la economía distintos factores. Hoy día el 51% de los fondos previsionales de los chilenos están en el extranjero y el 49% en Chile. Obviamente la economía en el mundo también está mejorando y por eso ha habido fondos que han subido, y estos otros que son más de renta fija, más afectados por la situación de Chile, se han visto disminuidos”.

Y agregó que “en las últimas décadas han crecido por sobre la inflación, por sobre la UF, en valores que dependen de cada fondo”.

Según comentó a El Mercurio a inicios de este mes el gerente general de Ciedess, Rodrigo Gutiérrez, este el mal desempeño del Fondo E se explica ya que la incertidumbre global asociada a la pandemia “se ha visto complementada con la situación política, donde los retiros de fondos, las elecciones y la nueva Constitución han incrementado el riesgo país”.

Lo anterior, considerando que tanto el fondo D como el E tienen una composición fundamentalmente de renta fija nacional, por lo que son más susceptibles a lo riesgos locales, mientras que el A y el B tienen mayor inversión en activos extranjeros, por lo que han sido receptores de las mejores expectativas para la economía internacional.

Para los próximos meses, Gutiérrez apuntó a que el desempeño de los multifondos “dependerá en gran medida de los efectos de la pandemia y el posible retiro de los estímulos fiscales y monetarios a nivel global y de la incertidumbre política a nivel local”.

En esa línea, detalló que “se observa un avance en nuevas variantes del virus, lo que podría generar efectos negativos en la renta variable. Por su parte, las presiones inflacionarias y el mayor riesgo país asociado a eventuales nuevos retiros de fondos afectarían negativamente a los fondos más conservadores, mientras que otro factor relevante estará asociado a los resultados de las elecciones presidenciales y parlamentarias”.

Fondo F y bono

Frente a este escenario, la semana pasada la Asociación Gremial de Asesores Previsionales (Agap) llamó a evaluar la creación de un fondo F, con rentabilidad fija, de manera de evitar las pérdidas para aquellos cotizantes que están próximos a jubilarse.

De hecho, Ann Katharine Clark, presidenta de Agap, aseguró que una herramienta de tales características “eliminaría los efectos negativos de los vaivenes del mercado en una etapa en la que existe mayor vulnerabilidad laboral, económica y, muchas veces, de salud. Estas condiciones dan sustento a la necesidad de que las personas cuenten con una opción más conservadora para resguardar sus ahorros previsionales”.

En tanto, el diputado Gabriel Silber (DC), junto a otros legisladores, anunció que presentarán un proyecto de ley para promover la entrega por parte del Estado de un bono post laboral de 500 UF, casi $15 millones, a los afectados por la pérdida de rentabilidad del fondo E que hayan jubilado o estén cerca de jubilar.

Ello supondría un costo para el erario fiscal cercano a los US$1.500 millones, de acuerdo a Silber.

No obstante, el ministro Melero comentó que “las personas que están en proceso de jubilación, que ya iniciaron el proceso, pueden solicitar que se le congelen sus fondos”, y agregó que si se “mira en el contexto general, todos los fondos han tenido rentabilidades positivas en el tiempo, por consiguiente, no se pueden tomar decisiones por la volatilidad mayor que ha tenido un fondo en los últimos meses”.

“De manera tal de que creemos que la forma de ayudar es justamente a través de este apoyo a los subsidios del Estado a las personas que están en dificultad y mirar siempre el resultado de la jubilación y de la rentabilidad en el largo plazo y no de lo que ocurre un mes para otro”, destacó.

Y cerró con lo siguiente: “hay que mirar los fondos previsionales en el mediano y largo plazo y no mes a mes. Así como el mes pasado cayeron, lo más probable es que este mes terminemos con una cifra positiva, la información que tuve hoy en la mañana de estos dos fondos, el D y E, es que vienen positivos hasta el día 19 de julio. Los mercados son cambiantes, pero obviamente si uno mira en el largo y mediano plazo, todos los fondos previsionales de Chile han crecido”.

/psg