El fuego se inició cerca de una ruta en las partes altas del balneario de Viña del Mar (120 km a oeste de Santiago) en medio de cerros y quebradas donde centenares de familias ocupan terrenos.

Las humildes casas están construidas en su mayoría de madera y lata.

Un último informe de Onemi indicó que más de una decena de viviendas fueron afectadas por las llamas, mientras que las hectáreas alcanzadas por el incendio pasaron de 100 a 230 en menos de dos horas.

Las autoridades decidieron realizar una evacuación preventiva de estas poblaciones. Sin embargo, no se registraron heridos o víctimas fatales.

“La Intendencia de la Región de Valparaíso, en base a la información técnica proporcionada por CONAF (Corporación Nacional Forestal) y en coordinación con la Dirección Regional de Onemi, mantiene la Alerta Roja para las comunas de Viña del Mar y Valparaíso”, indicó Onemi a través de un comunicado.

Policías y efectivos del ejército asistieron a las decenas de personas para sacar sus efectos personales de sus viviendas en vehículos, mientras que bomberos y brigadas forestales combatían el fuego para evitar que alcance los campamentos, colaborados por aviones y helicópteros.

En tanto, autoridades regionales anunciaron la suspensión de las clases el lunes en la ciudad de Viña del Mar, donde además se instalaron albergues para recibir a los damnificados.

(AFP)

(AFP)

La empresa Chilquinta, a cargo del suministro eléctrico de la región, interrumpió el servicio de forma preventiva a unas 163.000 familias en las ciudades de Valparaíso, Viña del Mar y Quilpué, por poco más de una hora, tras lo cual fue repuesto.

El incendio se produjo en medio de fuertes vientos y de altas temperaturas por encima de los 30 grados que se registraron este fin de semana en la zona central chilena.

Las autoridades anunciaron una investigación para determinar las causas de su inicio.

A comienzos de este año, un siniestro dañó más de cien viviendas y provocó una veintena de heridos en Valparaíso.

(AFP)

(AFP)

A fines de enero se desató un gran incendio forestal que afectó tres regiones del centro-sur del país, dejando 11 fallecidos, unos 6.000 damnificados, más de 1.500 viviendas destruidas y 467.000 arrasadas.

/Infobae

/gap