El clásico deber de cumplir con las tareas del hogar, es una información que se va transmitiendo de generación en generación. Sin embargo, durante estos años se han trasladado de lleno a los últimos desarrollos e innovaciones tecnológicas cambiando el rumbo de lo que actualmente conocemos de lavado. Por ejemplo, nuevos productos y electrodomésticos han logrado hasta disminuir el tiempo que nos toma esta acción. En ese sentido, para no gastar valiosos minutos de tiempo libre, Samsung ha preparado la siguiente guía, desmitificando 8 puntos clave:

  1. “Cuanto más sucia esté la ropa, más detergente y suavizante debería usar”

MITO: Tanto los fabricantes de lavadoras como la industria de detergentes indican la cantidad correcta de acuerdo con el nivel de agua utilizada para el lavado. Usar demasiado detergente en polvo puede tener el efecto opuesto: manchar la ropa o incluso dañar la lavadora.

  1. “Si lavo la ropa regularmente, entonces mi lavadora siempre está limpia”

MITO: La mayoría de las personas piensa que cuando lavan su ropa, también limpian sus lavadoras, pero ese es un pensamiento equivocado. Se recomienda limpiarla mensualmente para eliminar los restos de detergente y suavizante en las bandejas y retirar las pelusas de los filtros. Esto es esencial para garantizar que siga funcionando de manera eficiente y que la ropa salga limpia y con un aroma fresco.

Otro consejo es limpiar con frecuencia el sello de goma de la puerta con un paño húmedo para mantenerlo limpio, seco, y evitar los malos olores en la lavadora. Dejar la puerta abierta por un tiempo después del uso también ayuda a reducir la humedad del interior.

  1. “Usar la función de secado de la máquina ayuda a que la ropa dure más tiempo, puesto que al secarla al sol los colores se destiñen”

VERDAD: Secar la ropa al sol puede endurecer las fibras e incluso perder el color, especialmente los oscuros que se destiñen más rápido con los rayos del sol. Según los especialistas, las prendas blancas y de color claro se pueden poner al sol, sin embargo, no se deben dejar demasiado tiempo para que la tela no se reseque.

  1. “No se puede agregar una prenda después de que empieza el ciclo de lavado”

MITO: Algunos modelos de lavadoras como la Samsung Add Wash permiten detener el ciclo de lavado en cualquier momento y agregar una pieza que se haya olvidado. También es posible agregar una dosis extra de suavizante o poner una prenda que se lavó a mano para enjuagarla y centrifugarla.

  1. “Se debe llenar la lavadora por completo antes de empezar un ciclo de lavado”

 MITO: No es necesario llenar completamente la lavadora para usarla, aunque, por razones de medioambientales, no se recomienda desperdiciar agua y energía lavando solo una pequeña carga de ropa.

  1. “Las lavadoras y secadoras electrónicas usan mucha electricidad” 

MITO: Con la tecnología Ecobubble, presente en máquinas como la lavadora y secadora FlexWash de Samsung es posible ahorrar energía lavando grandes cantidades de ropa en agua fría, siendo innecesario el agua caliente. Con este recurso, las burbujas se disuelven y activan el detergente, por lo que las telas absorben la espuma con más rapidez que si se usa detergente concentrado. A través de esta tecnología es posible ahorrar productos de limpieza (detergente y suavizante) y electricidad: aproximadamente un 60% si se compara con los ciclos de lavado que requieren agua caliente para limpiar adecuadamente la ropa.

  1. “Las lavadoras de carga superior convencionales usan más agua que las de carga frontal” 

VERDAD: Las lavadoras modernas de carga frontal, usan hasta 50 % menos de agua en el proceso de lavado porque no llenan todo el tambor en ningún ciclo.

  1. “Usar la lavadora en el modo incorrecto puede hacer que la ropa quede mal lavada”

VERDAD: Es una regla básica, pero mucha gente la olvida. Es importante usar el programa adecuado para el tipo específico de ropa o nivel de suciedad. Infórmate de las telas, detalles y formatos de tu ropa favorita y sácale partido a tu lavadora con estos consejos.

/psg