Luego de más de cinco horas reunidos con el ministro de Justicia Hernán Larraín, el gremio de Gendarmería decidió deponer la paralización proyectada para mañana miércoles.

Larraín anunció a la salida del lugar que se construirá una agenda de trabajo con los planteamientos de los gendarmes y de la dirección.

Estas comenzarán el viernes y serán de carácter semanal por lo próximos tres meses.

LA PREVIA

A pocos minutos del cumplimiento del “ultimátum”, el ministro de Justicia, Hernán Larraín, accedió a reunirse con los gremios de Gendarmería, quienes habían llamado a los funcionarios a acuartelarse ante la respuesta del Gobierno a sus demandas.

Ayer martes Andrés Segovia, vocero de los gremios de Gendarmería, había informado que los funcionarios de la institución entregaron un nuevo plazo, hasta la 21:00 al gobierno, para que el secretario de Estado acceda a reunirse con ellos, luego de que en una carta, la autoridad los instó a dialogar con la directora nacional de la institución, Claudia Bendeck.

“Hacemos a los funcionarios, un llamado a nivel nacional, a acuartelarse en las unidades penales y especiales a contar de las 21 horas y allí tienen que esperar las directrices e instrucciones que nosotros vbamos a dar a contar de la hora indicada” dijo Segovia.

El dirigente planteó que “se quiere invisibilizar la problemática dirigiéndonos a hablar con ella” dijo Segovia, quien además dijo que “”nosotros ya hemos estado en reuniones con ella, en más de una oportunidad y no da solución a los problemas, ella no ha dado respuestas hasta este minuto”.

“Las demandas nuestras son importantes, requerimientos que necesitan la intervención de Hacienda, Justicia, la voluntad de La Moneda. Nosotros queremos hablar con ellos, con el ministro, el subsecretario” añadió.

El vocero de los gremios de funcionarios dijo también que “es una oportunidad única de sentarnos a conversar, pero para ello, que nos llamen para ir allá; plantearle los problemas directamente” dijo Segovia.

/gap