Héctor Palma, el gendarme acusado por torturas en contra de los ciudadanos ecuatorianos imputados por el crimen de una funcionaria de la Universidad de Chile en calle República, envió una carta desde la prisión preventiva en la que se encuentra tras ser formalizado, informó 24 Horas.

En el documento, el gendarme sostuvo que en relato por el que se le acusó “hay una seguidilla de secuencias raras en distintos procedimientos y se ha entregado información alejada de la realidad”.

Entre ellos, el uniformado sostuvo que no tenía la visión “nítida y constante” en todo momento hacia el patio donde los reos sometieron a vejámenes a los ecuatorianos, y además acusó que no se le permitió entregar su versión de los hechos.

“Les quiero pedir que no guarden rencor por nadie, aunque todos sabemos que esto que está sucediendo es ‘todo un montaje’ a mi persona” aseguró.

“Nunca en mis 21 años de servicio me he visto involucrado en ningún tipo de violencia y menos de tortura contra internos”, dijo Palma, quien agregó que “las mismas víctimas me daban las gracias y entiendo también por escrito que declaran que les salvé la vida”.

El gendarme imputado por tortura además pidió “a las autoridades correspondientes que por favor terminen con los engaños, venganzas y por sobre todo, con las ansias de poder, porque lo único que están haciendo es ensuciar el nombre de nuestra Gendarmería de Chile”.

Palma agradeció a los otros gendarmes por el apoyo que le han brindado y “a toda la opinión pública que me entiende…Gracias. ‘no pierdo la esperanza'”.

/gap