Pudo ser una tragedia, pero la historia terminó de forma no menos accidentada. Un bebé que se encontraba solo en una silla fue sacado por bomberos desde el interior de una camioneta estacionada en el mercado de Angelmó, en Puerto Montt.

Todo ocurrió cuando los llantos del menor, de un año y medio, alertaron a las personas que estaban en el lugar, quienes llamaron a los equipos de emergencia. La situación era compleja por el eventual aumento de la temperatura al interior del vehículo y la ausencia de los padres por largo rato.

Rato después llegó un sujeto a la camioneta, probablemente el padre del menor. de inmediato fue increpado por algunas personas que se encontraban en el lugar a causa del peligro para la vida del bebé.

“Son unos inconscientes de mierda (sic) (…) cómo van a dejar a un menor, no tiene cómo, en una silla amarrado qué iba a hacer”, señaló una mujer.

La rabia fue tal, que incluso una mujer golpeó con un palo al hombre. “¿Cómo se te ocurre, estúpido”, le decía.

Finalmente, el bebé fue sacado del vehículo con la ayuda de personal de bomberos. El menor, sudado y nervioso lloraba entre sus rescatadores, pero se encontraba ileso. Allí se dio por concluido el entuerto.

/gap