Fue hace solo unos días cuando Macarena Tondreau defendió el actuar de los reos de Santiago I, quienes torturaron a los imputados por el asesinato de Margarita Ancacoy. En el matinal de TVN, la panelista sostuvo que “como sociedad estamos aburridos de no creer en la Justicia. Yo estoy aburrida de ver que una mujer la golpeen a palos, la maten y se rían. A mí no me pasó absolutamente nada viendo este video”, en alusión al registro que se viralizó en redes.

“Apoyo los derechos humanos. Apoyo el derecho de los animales, pero no el de las bestias. Para mí estas personas son bestias y los golpearon otras bestias”, recalcó, y aseguró que “yo hubiese hecho lo mismo. A lo mejor no con mis manos, porque soy cobarde. No sé si me alegré, me dio alivio. Me dio alivio el darme cuenta de que estos tipos no van a salir libres a la calle sin, por lo menos, un castigo”.

Luego de este episodio, que se suma al que ocurrió hace unos meses cuando apoyó la restitución de la pena de muerte, Tondreau se sorprendió luego de que le notificaran que no seguiría formando parte del Muy Buenos Días, noticia que la terminó descolocando.

En conversación con LUN aseveró que “quería entender qué pasaba, por qué no me habían dejado ir al matinal. Hablé con el productor general Pablo Manríquez y me dice que quería un cambio de panel, que quiere otras cosas”. A pesar del debate generado el pasado viernes, desde TVN le aseguraron que la decisión de no renovar su contrato no tenía nada que ver con esta polémica y las denuncias acumuladas en el CNTV.

“Espero que no sea por lo del viernes, yo pregunté y me dijeron que no, pero fue todo muy raro”, insistió, asegurando que “no me arrepiento de mis dichos, aunque haya significado mi salida del matinal. Si trabajar en un lugar es no poder opinar, estamos fritos”.

/gap