“Estaba esperando que me llamaran para venir”, dice Aroldo Maciel en entrevista con Publimetro. El brasileño, que se hizo conocido por su intento de pronosticar movimientos telúricos, se adjudica el haber informado días antes el sismo de 6,9 en la escala Richter que sacudió a la región de Valparaíso el lunes pasado. Por eso, tras el temblor tomó sus maletas y viajó a Chile invitado por La Red.

Y es que Maciel desde hace más de cinco años que tiene un vínculo con esta señal y, específicamente, con Juan Andrés Salfate. Una amistad que se forjó cuando el brasileño, fanático del “Así Somos”, envió un correo al programa de trasnoche donde explicaba su modelo productivo de sismos. Desde el canal de Av. Quilín pidieron que el experto mandara los informes de manera exclusiva y, tras acertar a uno de los sismos, el contacto continuó hasta el día de hoy. Pero su información no fue solo compartida con La Red, también envió su trabajo al Gobierno de Chile cuando Sebastián Piñera era presidente. Los pronósticos sobre otra serie de movimientos telúricos fueron acertados y desde La Moneda le respondieron, hecho que sorprendió al brasileño: “Si alguien contesta de esta forma y con esta educación, es suficiente para que yo lo admire”, refiriéndose de manera particular al ex mandatario.

En esos tiempos, Aroldo no estaba acostumbrado a los elogios. Pero cinco años después, el brasileño puede decir que sí siente el cariño de la gente en la calle y las redes sociales. “Cuando empecé escuché a muchas personas diciendo que estaba haciendo el mal, que los niños se asustaban y pensaba que eso les molestaba. Pero ahora percibo que no es así, porque la gente insiste en sacar fotos, me dan palabras de agradecimiento y eso me hace muy feliz”, explica.

Por eso dice no preocuparse por las críticas que recibe por los pronósticos que realiza. Maciel prefiere bloquear a quienes lo tratan mal en redes sociales.  “La ciencia es así, algunos proponen y otros dicen que no. Además, la historia está llena de personas que propusieron cosas nuevas y que se comprobaron muchos años después”, asegura, para luego compararse con grandes científicos: “No validaron a Einstein o a otros científicos hasta que lo comprobaron por otra parte”.

1-4.jpg

En esa dirección, para él sus predicciones tienen más un símil con lo que es la meteorología. “Es como las probabilidades de lluvia, si va a llover saque el paraguas y si no pasa, no importa.”, asegura, argumentando que él habla siempre de probabilidades y no de predicciones. “Me siento bien cuando me equivoco, para que la gente no confíe ciento por ciento, porque eso no es bueno en ningún sentido. Así que lo mejor es que me equivoque y así la gente piense que podría y no pasar”, enfatiza.

Su “modelo predictivo”, que se basa en las migraciones sísmicas, lo ha presentado en distintos países, tales como Perú y Portugal. Pese a que no ha tenido respuestas satisfactorias, no pierde la esperanza de que algún país llegue a tomar sus fórmulas y así poder advertir a la población de posibles movimientos. “Ya llegará el día”, dice esperanzado.

/gap