Los liceos públicos de la comuna de Santiago han acaparado la atención de las paralizaciones estudiantiles de este año.

En lo que va de 2018, de los 44 establecimientos donde el municipio es sostenedor, siete han sido tomados por estudiantes que suman en total 52 jornadas de clases perdidas, durante el primer semestre.

Si sumamos los corta calles del Liceo de Aplicación y los destrozos de la toma de 12 horas en el Darío Salas, que dejó pérdidas materiales de $40 millones, la cifra aumenta. Son 30 mil los alumnos que estudian en estos establecimientos, de los cuales 11.377 han visto interrumpidas sus clases este semestre.

Hasta este viernes, el Liceo 1 Javiera Carrera era el único que se encontraba en toma en la comuna de Santiago. /gap