Existen muchos factores por lo cual las pensiones son tan bajas en nuestro país, cada participe tiene su propia opinión al respecto, sin embargo, cuando el gobierno señala, que en este mes de Julio, se dará a conocer cuáles serán los proyectos, las ideas, las alternativas con respecto a la reforma previsional, no deja de ser importante la visión que tenga un gerente de una AFP, como también el propio Ministro del Trabajo, en los medios de comunicación.

No se trata de echarse la culpa unos a otros, sino de tener claridad de conocer en que se ha fallado, tanto de parte de las AFP, de los gobiernos anteriores, de los políticos, también de las personas que por diferentes circunstancias no han podido cotizar, de la postergación de la obligación de cotizar a los independientes, de la falta de políticas públicas para un país que envejece rápidamente y nadie se hace cargo de ello.

Por otra parte, cuando los sueldos son muy bajos, muchas personas deciden simplemente trabajar sin contrato, para que su sueldo líquido no disminuya, y también los empleadores propician contratos con sueldo mínimo y es un círculo vicioso que a la larga perjudica enormemente la futura pensión. Cuando un país no tiene un crecimiento sostenido, cuando además se ha bajado la clasificación de riesgo, eso se traduce en menos inversión y por ende menos fuentes laborales que van a mermar las pensiones futuras.

Si bien es cierto que es urgente aumentar el porcentaje destinado a la cotización, ya que el 10% es insuficiente para obtener una buena pensión, el 4% que sugiere el gobierno, debe ir íntegramente a la cuenta individual de cotización obligatoria, es correcto que lo pague el empleador, sin embargo, también debiera ser que el afiliado aportara, al menos un 2% y el Estado un 3% y ello significaría que estaríamos más o menos de acorde a los países OCDE, que señala que nuestro país está muy por debajo del promedio del porcentaje mínimo que es alrededor del 20% de cotización para obtener una pensión aceptable.

Siempre he pensado que a rentabilidad es un factor muy importante al elegir una AFP, y no tanto el tema de la comisión, que es el porcentaje que paga toda persona afiliada y que se encuentre cotizando obligatoriamente por la administración de sus fondos previsionales. Efectivamente existe un concepto erróneo, en que todo trabajador que inicie por primera vez a su vida laboral debe obligatoriamente inscribirse en la AFP que cobre menos comisión y no en la que tenga mayor rentabilidad, que es lo que permitirá incrementar su dinero en su cuenta individual y además debe estar cautivo por mínimo de 24 meses.

Lamentablemente, dentro del universo de personas que se encuentran afiliadas a las  AFP, más del 65% no cotizan, y ello significa que sus pensiones serán miserables, pensando también en que las esperanzas de vida ha aumentado y no así las fuentes laborales y menos cuando se va cumpliendo años y la mentalidad de dar empleo a personas mayores aún no se instala en nuestro país, en el sector privado ni tampoco en el sector público, es muy difícil revertir esta situación y éste es un esfuerzo que debemos realizar todos sin importar la ideología política que impide muchas veces avanzar y tener resultados en beneficios de nuestros próximos pensionados.

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com