Ignacio Sánchez, rector de la Universidad Católica, sacó la voz para cuestionar el nuevo protocolo de objeción de conciencia presentado por el Gobierno, deslizando que no descarta recurrir al Tribunal Constitucional (TC) para dejarlo sin efecto.

En entrevista con La Tercera, Sánchez argumentó que “yo atribuyo esto a que el Gobierno quiere estar completamente en la línea de las pautas que dictó Contraloría, pero no hay una convicción detrás. Esa de decir que están bien los lineamientos de Contraloría, pero que el reglamento tiene que tener aspectos que un gobierno considera importante para las personas y su bien”.

Sánchez disparó que “el Gobierno no está haciendo un reglamento que se ajuste al bienestar de las personas, y me parece grave que no tenga esa mirada de bien común, sino solo la de evitarse problemas con la Contraloría”.

Es por ello que el rector de la UC deslizó que podrían llegar a instancias judiciales para pedir una modificación del reglamento.

“Nos parece que la objeción institucional está puesta en la ley diciendo que la institución podrá, de acuerdo a su ideario propio, ser objetora de conciencia, con todo un mecanismo al respecto. Los fondos públicos no pueden estar al arbitrio de las iniciativas estatales. Ellos son generados por todos los chilenos y tienen que estar orientados a los proyectos de bien público”, detalló.

/gap