La Defensoría Penal Pública solicitó a la Fiscalía levantar parte del secreto de la investigación por la desaparición y muerte de Tomás Bravo, menor de 3 años que fue hallado muerto luego de permanecer desaparecido por más de una semana en la localidad de Caripilun, región del Biobío.

El requerimiento será evaluado a las 11:40 horas de este lunes 29 de marzo en el Juzgado de Garantía de Arauco.

¿Qué información se pide saber?

En específico, se pidió levantar el secreto en lo que compete a las pruebas de ADN relacionadas con el tío abuelo del menor, Jorge Escobar.

Cabe recordar que Escobar fue detenido y formalizado por el delito de homicidio calificado. Sin embargo, posteriormente quedó en libertad y sin ninguna medida cautelar, ya que la Justicia consideró que las pruebas no eran suficientes para atribuirle alguna responsabilidad en el crimen.

¿Qué dijo la Defensoría?

El defensor regional del Biobío, Osvaldo Pizarro, informó que: “Hemos solicitado una audiencia a efectos de debatir el alzamiento del secreto a ciertas piezas de investigación, asociadas especialmente a los resultados de muestras y pericias de carácter biológico, que dicen relación con cotejos de ADN realizado respecto del imputado”.

“Si el tribunal lo estima admisible se levantará el secreto respecto únicamente de la defensa y en relación a única y exclusivamente a resultados de pericias que están asociadas a cotejos entre el ADN de don Jorge y las muestras tomadas en el sitio de suceso, respecto a otras evidencias”, agregó.

Investigación del caso

El pasado 19 de marzo se realizó una reunión de trabajo con la familia materna de Tomás y el Ministerio Público, donde se realizaron algunas diligencias, entre las que se encuentra la toma de declaraciones a miembros de la familia, como a la madre del niño, Estefanía Gutiérrez.

En esa instancia, el abogado de Gutiérrez, Alejandro Espinoza, afirmó que solicitaron nuevas pericias y recalcó que aún hay resultados de otras que se encuentran pendientes.

“Evidentemente hay avance, pero sigue siendo una investigación compleja”, afirmó, añadiendo que: “Hemos requerido el apoyo de peritos de Estados Unidos y de España, que están trabajando, han elaborado ya preinformes”.

Debido a las diligencias pendientes, el cuerpo del menor aún no ha podido ser entregado a la familia para realizar el respectivo funeral.

La nota informa un proceso judicial en curso, por lo que los involucrados no deben ser considerados culpables hasta que la justicia lo determine.

/gap