En las profundidades del espacio, algo ha estallado con una rapidez y violencia inimaginables, y los astrónomos no consiguen averiguar qué es. Según explica la revista New Scientist, el pasado 17 de junio, los telescopios gemelos ATLAS, en Hawái, detectaron un brillante destello que, apenas dos días antes, simplemente no estaba allí.

Algo ha estallado con una violencia inimaginable y los astrónomos no saben qué es

Los investigadores están prácticamente convencidos de que no se trata de una supernova, ya que esas explosiones estelares tardan semanas, o incluso más tiempo, en alcanzar su máximo brillo, mientras que esta explosión fue mucho más rápida. “Realmente -explica Kate Maguire, de la Universidad de Queens en Belfast- apareció de la nada. Y su pico de luminosidad fue increíblemente alto, entre diez y cien veces más brillante que la mayoría de las supernovas”.

Aunque ya en otras ocasiones se habían descubierto explosiones más rápidas que la de una supernova, ninguna lo había sido tanto como esta. “En realidad -dice la investigadora- nunca habíamos visto un objeto parecido a este”.

El hallazgo de esta violentísima y desconocida explosión, catalogada como AT2018 cow o “La vaca” (del inglés “cow”, para abreviar), fue reportada en The Astronomer´s Telegram, una página web en la que los astrónomos publican sus observaciones de fenómenos cósmicos de corta duración. El nombre, aclara Maguire, es una mera coincidencia, ya que los eventos que aparecen en esta publicación reciben una “coletilla” de tres letras que se asignan en función de cuándo se publicaron.

Al principio, y al ser tan luminosa, pareció que la explosión se había producido dentro de nuestra propia galaxia. Pero poco después de su descubrimiento, un equipo de astrónomos chino halló en su luz ciertas “firmas” que indicaban que en realidad el estallido había tenido lugar mucho más lejos, en otra galaxia a 200 millones de años luz de distancia.

Durante los días siguientes, varios equipos de todo el mundo dirigieron por lo menos otros 18 telescopios hacia “La vaca”, para observar el fenómeno con más detalle y en varias longitudes de onda diferentes. “Creo que estamos ante el mayor número de informes de un único objeto en toda la historia de Astronomer´s Telegram”, asegura Robert Rutledge, editor de la publicación.

Partículas de alta energía

Algunos han llegado a sugerir que “La vaca” es una especie de explosión de partículas de alta energía, moviéndose a velocidades relativistas, fracciones significativas de la velocidad de la luz. La temperatura es superior a 8900 grados, y en estos momentos se está expandiendo a más de 20.000 kilómetros por segundo.

“No estamos seguros de lo que es -afirma Maguire-. pero el mecanismo de alimentación normal para una supernova es la desintegración radiactiva del níquel, y este evento es demasiado brillante y demasiado rápido para eso”.

“La vaca” está relativamente cerca de nosotros si se la compara con otras explosiones rápidas detectadas hasta ahora, por lo que resulta más fácil de estudiar en detalle. Los investigadores creen que será posible saber qué está pasando realmente en el transcurso de los próximos días. La explosión ha sido tan cercana, dicen, que incluso los detectores de ondas gravitacionales y neutrinos podrían haberla detectado.

“Muy pronto -concluye Rutledge- tendremos nuevos datos.Y entonces sabremos si realmente estamos ante algo tan inusual como parece”.

/psg