Tras el fracaso de Argentina en Rusia 2018, Lionel Messi viajó rápidamente a Barcelona para encontrarse con su familia. En su llegada al aeropuerto lo esperaba su esposa Antonella Roccuzzo en su auto.

Messi aún no anuncia si seguirá jugando por su seleccionado y en esta ocasión tampoco quiso hablar con los reporteros españoles que lo esperaban.

  • /gap