El rescate de los 12 jóvenes de un equipo de fútbol y su entrenador, atrapados desde el 23 de junio al interior de la cueva Tham Luang, que se llenó de agua al norte de Tailandia, podría tardar meses. Las labores no son fáciles y las autoridades buscan resguardar su integridad, en un guión muy similar a la de nuestros 33 mineros.

Y uno que conoce de memoria el tema, es Laurence Golborne, ex ministro de Minería del primer Gobierno del Presidente Piñera, quien además lideró las labores de rescate de los mineros de la mina San José.

En ese sentido, aseguró que es muy importante apoyar a los jóvenes tanto en lo anímico como también en materia nutricional. “Hay que estar pendientes de ellos, que tengan un canal de vida porque eso les permite estar más tranquilos y seguros”, dijo el ex secretario de Estado.

Además, aseguró que “en estos momentos lo vital es establecer una línea de contacto, y mantenerlos informados. En este tipo de trabajos hay muchos riesgos asociados y lo mejor es dejar que los técnicos hagan lo suyo. Una parte es encontrarlos y otra distinta es rescatarlos”.

COMPLEJO

Los expertos en rescates de todo el mundo están pendientes de la situación y Francisco Lermanda, jefe de operaciones de Rescate Internacional Topos Chile, comentó que en Chañaral, preparan un plan de rescate para las 13 personas atrapadas. Pero no es fácil.

ninos-cueva

“Es complicadísimo porque estamos en un escenario bastante adverso estructuralmente y climatológico. Si bien la zona ayuda porque no hay riesgo de derrumbe, el problema es el agua y su comportamiento, ya que debiésemos pensar que esa cueva tendría que llenarse de agua completamente”.

APOYO

Los niños cumplen hoy 12 días atrapados al interior de la cueva y el poco espacio más la rutina podría dificultar aún más el ambiente entre ellos.

De eso puede dar fe Omar Reygadas, uno de los “33” de Atacama que permaneció 69 días atrapado al interior del pique el año 2010.

Entre los consejos, sostiene que deben mentalizarse en que serán asistidos y ayudar a los más débiles. “Todo depende de la persona que está con ellos, que es el entrenador. Si es una persona motivadora, creo que los va a motivar para que se mantengan en buen estado y con fuerza para salir y esperar el momento de ser rescatados”, señaló.