Un funcionario de la PDI, que trabaja de enlace con la Fiscalía Nacional, el oficial y abogadoAlejandro Vignolo Morris, el pasado 28 de junio presentó una denuncia por los eventuales delitos de “omisión de denuncia” y “encubrimiento” contra altos funcionarios de la institución.

En el escrito se describe una serie de hechos irregulares que habrían ocurrido al interior de la Escuela de Investigaciones Policiales, donde sindica al secretario de Estudios, comisario Manuel Muñoz Soto, como el líder de un modelo de defraudación que habría, al menos hasta marzo, operado en el plantel de formación.

En la denuncia dirigida al fiscal nacional Jorge Abbott, indica que “dichos hechos en términos generales dicen relación a solicitudes de pago y de beneficios que realizaba en forma constante el secretario de estudios, comisario Manuel Muñoz Soto, vía aplicaciones de mensajería instantánea WhatsApp a un grupo de docentes de la Escuela de Investigaciones Policiales a cambio de mantenerlos como profesores institucionales”.

Seguido a ello, precisa que Muñoz Soto también solicitó dinero a un profesor en razón de haberle autorizado pagos en su favor por clases que este nunca realizó, o sea, horas de trabajo que no se habrían materializado, pero sí se pagaron, sin precisar a cuánto podría ascender en dinero.

Vignolo aseveró, además, que durante la declaración que realizó frente al Departamento V de la PDI, el que es conocido popularmente como “asuntos internos”, entregó pruebas y detalles de cómo habría sido el modus operandi que tenía el oficial policial. Junto con eso, describió a todos los oficiales de rango que conocen la denuncia que realizó en marzo pasado, dejando en claro que la plana mayor que dirige Héctor Espinosa estuvo desde un principio al tanto de los hechos.

/gap