El alcalde de Chillán, Sergio Zarzar, se refirió a la delicada situación que ataca el sector de Santa Cruz de Cuca con un incendio forestal de complicado manejo y que ha obligado a movilizar distintas entidades especializadas en combate de fuego para sofocar las llamas.Al respecto, el edil apuntó que “la parte surponiente de Chillán es donde hay más bosques y la más peligrosa también.

Por eso estamos atentos y agradecidos de todo el esfuerzo, de que venga el avión Hércules y los helicópteros porque hay unas quebradas en la división del límite con Bulnes de gran peligro. Afortunadamente estamos también con el apoyo de Bomberos que ha hecho una labor maravillosa”.

Zarzar recordó también que Chillán ha estado apoyando a Portezuelo con distintos camiones aljibe municipales. “Sabemos que allá hay problemas. También en San Fabián de Alico y San Nicolás que son comunas afectadas de la provincia, pero hoy le toca a Chillán y estamos en terreno para tratar de detener el fuego”, dijo.

Respecto de la posible intencionalidad en este nuevo foco de fuego, la autoridad comunal manifestó que “se da una situación bien especial donde no se puede hablar de casualidad. Hemos tenido mucho calor y viento, pero los incendios avanzan contra el viento avanzando hacia el sur hasta llegar a Ñuble. Me dicen que cerca de Los Ángeles también hay focos de incendio y eso es algo que uno no se explica porque si el viento va de sur a norte y los incendios vienen en sentido contrario, hay algo que indica que la mente descriteriada está provocando esto”.

El alcalde Sergio Zarzar comentó que la guerra al fuego se está dando con brigadistas de Conaf, gente de la PDI y habitantes del sector que han estado construyendo cortafuegos con arados y otras herramientas de uso rural. “Esa es la manera de estar preparados para lograr detener el fuego”, dijo.

/Soychillán

/gap