Ayer, la ex presidenta Michelle Bachelet lideró las firmas de una carta en apoyo de Luiz Ignacio Lula da Silva, quien espera inscribir su candidatura pese a estar en prisión.

La misiva fue firmada por 46 personalidades de la centroizquierda, entre ellas, el presidente del PS, Álvaro Elizalde, el presidente del Senado, Carlos Montes; la presidenta de la Cámara de Diputados, Maya Fernández; los senadores socialistas Rabindranath Quinteros, Juan Pablo Letelier y José Miguel Insulza; y los diputados Gabriel Boric (MA) y Giorgio Jackson (RD).

En ella, apelaban al “Poder Judicial del Brasil para que garantice el pleno respeto a la Constitución, permitiendo la inscripción de Lula como candidato presidencial. Lo exige la democracia brasileña. Lo demandamos también los demócratas chilenos”.

La noticia fue abordada por Daniel Matamala y Mónica Rincón en su habitual editorial de CNN Prime, donde recordaron que el ex presidente brasileño fue “condenado en primera y segunda instancia a doce años de cárcel por delitos de corrupción, lo que lo inhabilita para ser candidato”, aunque “es cierto que tiene recursos pendientes”.

“Pero no se entiende por qué políticos chilenos, aunque aleguen creer inocente a Lula, hacen demandas al Poder Judicial brasileño y, además, denuncian la judicialización de la política. El mismo término que se usa aquí en Chile para atacar las investigaciones que afectan a políticos”, remató Rincón.

Matamala acotó que con esto, “la izquierda chilena aplica un doble estándar: condenar la corrupción, pero al mismo tiempo defender a un líder de su sector sobre el que pesan, no solo acusaciones, sino condenas dentro de un Estado de Derecho”.

“Es fácil enarbolar la bandera de la probidad cuando los acusados son los de la vereda de al frente, pero para que ese compromiso sea creíble debe aplicarse también cuando duele, cuando afecta a los cercanos y a los aliados“, finalizaron.

CNN Chile

@CNNChile

: Doble estándar