Caso Caval: Compagnon pide que condena sea realizar trabajos comunitarios y pagar la multa en 10 cuotas

    “Esta defensa pide el cumplimiento de la pena en servicio comunitario, pues se dan los requisitos”, dijo, ofreciendo que la multa a pagar podría ser de 10 UTM ($ 476.000), separadas en 10 cuotas.

    636

    Hasta las 13.22, cuando el Tribunal Oral en lo Penal de Rancagua absolvió por el delito de soborno a la empresa Caval y a uno de sus dueños, Mauricio Valero, el rostro de Natalia Compagnon -la otra propietaria de la cuestionada firma- parecía aliviarse. Sin embargo, ese estado fue breve, pues cambió cuando la jueza Paulina Chaparro decretó su condena por delitos tributarios.

    El tribunal, así, marcó otro de los hitos del caso que estalló en 2015, cuando la revista Qué Pasa reveló los negocios de la empresa Caval, la cual compró 44 hectáreas en Machalí, VI Región, con un préstamo de $ 6.500 millones por parte del Banco de Chile. Poco después se supo que mientras se hacían las gestiones para este crédito, se realizó una reunión entre el dueño del banco, Andrónico Luksic, Natalia Compagnon y su marido, Sebastián Dávalos, hijo de la expresidenta Bachelet.

    A partir de los cuestionamientos públicos al negocio, se produjo una fuerte ofensiva política de parte de Chile Vamos hacia el entonces gobierno de la Nueva Mayoría, por un supuesto tráfico de influencias y un punto de quiebre en las encuestas para Bachelet. En ese marco, la Fiscalía Regional de Rancagua inició una investigación a la compra y venta de terrenos de Caval en Machalí, y las gestiones que se habrían realizado sobre estos predios en la municipalidad de la comuna. Lo que estaba bajo la lupa eran las gestiones del cambio de uso de suelo en esa zona, que pasarían de rural a urbano y aumentaría el precio de los terrenos.

    La fiscalía solicitó que la condena de Compagnon fuera de cuatro años de presidio, con una multa de $ 237 millones, por perjuicio causado al Fisco. “Lo que corresponde es imponer la pena privativa de libertad con cumplimiento efectivo”, dijo el fiscal Francisco Caballero.

    La defensa de Compagnon, el abogado Carlos Fierro, pidió que se consideraran tres atenuantes para la condena: irreprochable conducta anterior, la prescripción de la acción penal para los delitos tributarios y la reparación del mal causado.

    Por lo tanto, según Fierro, la condena de Compagnon no debería superar los 21 días de pena sustitutiva de libertad. “Esta defensa pide el cumplimiento de la pena en servicio comunitario, pues se dan los requisitos”, dijo, ofreciendo que la multa a pagar podría ser de 10 UTM ($ 476.000), separadas en 10 cuotas.

    DECLARACIONES

    Natalia Compagnon se refirió al veredicto del Tribunal Oral en lo Penal de Rancagua en el caso Caval, que la declaró culpable de delitos tributarios, esto es entregar declaraciones maliciosamente falsas.

    La esposa de Sebastián Dávalos declaró a la prensa que “todavía no tengo muy claro. Al parecer fui condenada por una boleta, llegamos acá por 12. Entiendo que por las otras 11 estoy absuelta. Lo que aún no tengo claro es cuál es esa factura, a qué año corresponde y en virtud de eso se debería calcular el supuesto perjuicio fiscal que hubo. Creo que ahora hay que esperar la sentencia”.

    “Siempre he dicho que todas esas facturas las conocí en una declaración en el Servicio de Impuestos Internos. Siempre he dicho que soy inocente, que no he cometido ningún delito y llegará el espacio en que se pueda comprobar”, argumentó.

    Junto con ello, Compagnon aseguró que junto a Mauricio Valero fueron víctimas de operadores de la UDI en este caso, señalando: “¿A ustedes les cabe alguna duda que esto fue con fines políticos, después de los tres años y medio que llevamos acá? Estos fueron maniobras mañosas de un sector de la sociedad para desestabilizar a un Gobierno”.

    Pero su marido Sebastián Dávalos también sacó la voz para ratificar que este episodio judicial es un “montaje comunicacional”, luego que la Justicia absolviera a Valero y a la empresa Caval de todos los cargos.

    “Aquí hay una cosa que quedó absolutamente clara. No existió nunca de parte de la empresa Caval un delito, lo que ratifica lo que vengo diciendo desde hace tres años y medio. Esto es un montaje comunicacional orquestado por un sector que todos sabemos quién es, ejecutado por un montón de autoridades políticas en complicidad absoluta con medios de comunicación que inventaron un caso donde no existe y además acompañado y avalado por un fiscal que está solamente interesado en tener cámara una y otra vez”, detalló.

    Dávalos reiteró que “vamos a seguir con las querellas, vamos a tomar medidas contra los medios de comunicación. Hay medios que han difamado, injuriado y mentido sistemáticamente”.

    /gap