Felipe Rojas, único imputado por el caso Fernanda Maciel, intentó atentar contra su vida al interior de la cárcel. Además, inició una huelga de hambre líquida.

Según reveló Hola Chile, un informe del Poder Judicial da cuenta del incidente que protagonizó el detenido el pasado 31 de diciembre.

En aquella ocasión, Rojas se negó a afeitarse, aludiendo a que tenía una infección cutánea. «Procede a amenazar e intento de agresión a funcionarios de Gendarmería de Chile», se detalló en el documento.

«Atendido lo ocurrido, Gendarmería adopta procedimiento de rigor y (Rojas) es trasladado al piso 4, celdas de aislamiento. Siendo las 17.30 horas aproximadamente, el interno se niega a salir a cuenta de internos e intenta suicidarse rompiendo frazadas y simula ahorcamiento», se añadió.

A raíz de la situación, el imputado fue trasladado al Hospital Horwitz. Luego de descartarse que fuera necesaria la ayuda psiquiátrica, fue regresado al recinto penitenciario.

Investigación

Respecto a la huelga de hambre, en el programa de La Red detallaron que Felipe Rojas escribió una carta para confirmar su decisión. ¿La razón? El imputado acusó malos tratos y hostigamientos por parte de funcionarios de Gendarmería. «¡Basta de torturas en la cárcel!», escribió.

Al respecto, desde Gendarmería aclararon que «de los hechos se dio cuenta al tribunal respectivo, iniciándose una investigación interna respecto a la denuncia del imputado en contra del personal penitenciario».

/psg