El ministerio de Hacienda fue notificado del fin del proceso administrativo que siguió Contraloría por el viaje del secretario de Estado a Boston desde el 11 al 16 de abril, luego de una denuncia presentada por los parlamentarios del Partido Socialista Manuel Monsalve y Leonardo Soto, quienes cuestionaron la asistencia del personero a “Reuniones Alumni Day 2018/ Harvard University”, que tuvo asociado un desembolso en pasajes de $4.175.334 y un viático de $991.860, lo que hace un total de $5.167.194 y que se encuentra en la orden de compra 619-134-CM18.

El organismo fiscalizador no encontró irregularidades administrativas en el cuestionado periplo.

Cabe recordar que tras la presentación en Contraloría, a través de una declaración pública, Larraín manifestó que reembolsó de su bolsillo el dinero que no cubrió la organización del evento “Alumni Day 2018”, de la Universidad de Harvard. “La U. de Harvard ofreció desde un principio cubrir parte de los costos del viaje. En el día de ayer llegó el reembolso de la Universidad y con eso se pudo saber el detalle de los gastos asumidos por ésta. Hoy se liquidaron los dólares y se ingresaron a la Subsecretaría de Hacienda. Con ello, el costo neto del viaje para la Subsecretaría quedó en la suma de $1.792.930”, dijo el secretario de Estado. En esa línea, “habiendo tenido sólo hoy el detalle del costo fiscal remanente, he decidido hacer devolución del costo asumido por la Subsecretaría de Hacienda equivalente a la suma de $1.792.930, sujeto a las observaciones que efectúe el dictamen de la Contraloría General de la República cuando éste se emita”.

El dictamen

En los argumentos de su resolución, la Contraloría consigna que la Subsecretaría General de la Presidencia y el ministro Larrain Bascuñán explicaron que “dicho viaje no significó una contravención al principio de probidad, pues fue efectuado en el marco de una comisión de servicio aprobada por el decreto N° 488, de 2018”. También detalla que expresaron que “si bien la invitación se cursó con anterioridad a que.este último fuera nombrado en su cargo, se reiteró una vez conocida dicha designación, con el propósito de que realizara su ponencia en tal calidad” y consignaron que “la presencia del ministro en la actividad de que se trata revistió un interés público, pues se relacionó con las prioridades del gobierno en orden a contribuir ‘al mejoramiento de la calidad de la educación’ y a incentivar ‘la creación de condiciones que permitan un mayor,crecimiento económico y un manejo responsable de las finanzas públicas’, permitiéndole exponer sobre los avances económicos de nuestro país y reunirse con otros destacados economistas”.

En paralelo, recalcaron que los caudales comprometidos en pasajes y hotelería fueron reintegrados en parte por el Harvard College y el saldo por el propio ministro, “sujeto a lo que dictamine finalmente” el Órgano Contralor.

Todo estos argumentos fueron validados por el contralor Jorge Bermúdez quien concluyó que la “ponencia presentada por el ministro versó sobre temas que el Ejecutivo calificó como de interés público y que se enmarcan en materias de competencia del Ministerio Hacienda” y acota que “la circunstancia de que fuera invitado a tal actividad antes de ser nombrado ministro, no impide que la autoridad pueda calificar su participación como de interés público, debiendo añadirse que, en todo caso, su asistencia fue ratificada al ser nombrado en dicho cargo y en esa calidad aparece en el programa que se adjunta a los antecedentes”.

“Atendido lo expuesto, cabe concluir que no es posible calificar el señalado viaje como una actividad de carácter
personal del ministro Larrain Bascuñán, sin que por ende se aprecie una infracción en su actuar“, destaca.

Respecto del hecho de que no haya declarado ser parte del Consejo de Ex alumnos, se aseveró que “el Ministro de Hacienda no ha vulnerado la probidad administrativa al omitir señalar en su DIP que participa como miembro del Consejo de Ex Alumnos de la Universidad de Harvard, toda vez que dicha actividad no se enmarca en aquellas que el articulo 70, letra a), ha establecido como de declaración obligatoria, lo que no obsta, por cierto, a que pueda incluirla de manera voluntaria, de conformidad con lo establecido en el inciso quinto de ese mismo precepto”.

/gap