El mundo al revés, hoy las  AFPs nos están ofreciendo “descuentos con cupones” a los afiliados y pensionados, cuando su principal y única actividad es administrar bien nuestros fondos previsionales, y para ello nos cobran una comisión bastante alta pero además de la administración obligatoria de los ahorros de todos los cotizantes, nos dicen que es la mejor modalidad de pensión y que nos mantengamos con ellos, al momento de pensionarnos, ya sea por cumplir la edad legal, pensión anticipada, invalidez y sobrevivencia.

Cabe señalar que, la mayoría de las tiendas comerciales, además de los Bancos, las Cajas de Compensación, las empresas telefónicas, las Isapres, Las Compañías de Seguros, Las Líneas Aéreas, Las Farmacias, el retail en general, utilizan esta manera publicitaria en promocionar su actividad económica. Sin embargo, parece muy “especial” por decirlo de alguna manera, que las Administradoras de Fondos de Pensiones, tan cuestionadas por las bajas pensiones desde hace más de 36 años, hoy nos estén ofreciendo “cupones de descuentos” por permanecer con ellos o por el hecho de cotizar o simplemente postergar nuestra decisión de pensionarnos.

Al parecer es un buen chiste, pero si lo analizamos claramente también parece una burla y una falta de respeto hacia las personas que obligatoriamente deben estar pagando mensualmente una comisión, de la renta imponible, para que estas administren los dineros para la futura pensión. ¿Acaso no es mejor que se preocupen de entregar mejor rentabilidad, cobrar menos comisión, asumir ellos las rentabilidades negativas y no los afiliados o pensionados por un retiro programado?

Un afiliado y futuro pensionado, quiere tener una pensión que le permita poder solventar sus propios gastos básicos y ojalá poder acceder a descuentos que ofrecen diferentes casas comerciales, que con su trabajo de años y de esfuerzo, poder tener acceso a elegir dónde comprar algún producto o servicio, o con cupones de empresas y tener la satisfacción que con su pensión pudo acceder a alguna compra o servicio.

Las AFPS son sólo un peldaño donde debemos ir subiendo paso a paso, en esa escala que nos llevará hasta tener una mejor pensión. Sin embargo, aún está al debe lo ofrecido originalmente que era una tasa de reemplazo del 70% del promedio de las remuneraciones de los últimos 10 años, y aún no se concreta porque ese ofrecimiento quedó en el baúl de los recuerdos.

Sería más valorable reducir los cobros de comisión, no hacer diferencias entre hombres y mujeres, mejorar las tasas de expectativas de vidas o llevarlas a valores reales, dejar de traspasar las rentabilidades negativas a los afiliados, dejar de seguir cobrándoles comisión a los pensionados por retiro programado (AFP), compartir las millonarias ganancias que generan los ahorros de todos y tampoco presionar a las personas para que elijan un retiro programado. Los cupones de descuentos no son novedad y creo que no significa que las pensiones serán mejor, es como si aplicaramos un maquillaje, para que desaparezcan las espinillas.

Yo aplaudiría medidas más concretas y que vayan en beneficio de todos los cotizantes, y buscar otra manera de incentivar el ahorro obligatorio y no nos ofrezcan tener que consumir, gastar o comprar un producto como premio para seguir cotizando, para demostrarnos preocupación por los afiliados y así los negocios se van incrementando. Tal vez cuando la pensión sea digna podremos utilizar el “cupón de descuento “para celebrar “la gran pensión” que tendremos cada mes y por muchos años.

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com