En medio de las encuestas que confirman que los estadounidenses están cada vez más preocupados por el aumento de casos de coronavirus, el presidente de Donald Trump, quien no se muestra en público con tapabocas y que incluso duda de la gravedad del brote, al que llamó en un principio “gripecita”, dijo ayer que sí usaba tapabocas cuando estaba en estrecho contacto con otras personas, pero que no creía que su tuviera que ser obligatorio. Y sobre cómo le quedan, aseguró: “Parezco el Llanero Solitario”.

“Yo estoy a favor de los tapabocas. Si estuviera en una situación con mucha gente, absolutamente usaría una”, dijo en una entrevista con Fox Business Network pero agregó que no creía que el uso debiera ser obligatorio en todo el país “porque hay muchos lugares donde las personas permanecen a distancias muy largas”.

Inmediantamente después, contó cómo se siente al usarlo y dijo: “Me gusta la forma en que me veo. Bien. Tengo una máscara negra oscura. Parezco el Llanero Solitario. Por eso digo que no tengo ningún problema con eso y si la gente se siente bien al respecto, debería usarla”. 

Tras sus dichos, las redes sociales se hicieron eco pero no tanto para retratar su marcha atrás sino más bien para ridiculizar su comparación, dado que el Llanero Solitario, emblemático personaje de una serie de televisión, no llevaba tapabocas sino un antifaz negro, que le cubría los ojos y ocultaba así su identidad.

/gap