Tras una reunión de más de 6 horas, los 27 presidentes de los sindicatos pertenecientes a las divisiones de Codelco alcanzaron un acuerdo mediante el cual se mandata a la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC) para evitar que se paralicen las operaciones en la minera estatal.

Reunidos en la sede de la multisindical en Santiago, los dirigentes decidieron que la FTC tendrá la palabra final a la hora de dialogar con la empresa y evitar la detención de faenas. Todo ello, en el marco del llamado que habían hecho los dirigentes sindicales de Chuquicamata, para plegarse a una movilización en rechazo al despido de 1.700 trabajadores, producto de la transformación a una operación subterránea.

En la reunión también acordaron crear mesas de diálogo sectorial por cada división de Codelco. En esa instancia es donde la FTCtendrá un rol crucial en las conversaciones con la administración de la minera para impedir un eventual paro.

Previo a una reunión, que partió alrededor de las 14.30 horas, cinco de estos, pertenecientes a la División El Teniente, ya presentaban sus excusas para no sumarse al movimiento.

“Queremos señalar nuestro rechazo a la intención de huelga planteado como medida de presión para dar solución al conflicto que mantienen los compañeros de Chuquicamata (…). Pues hacer presión mediante un paro, podría tener más desventajas que beneficios a razón del momento actual al cual nos vemos enfrentados. No seamos nosotros los encargados de quebrar la mesa de negociaciones”, señalaron los sindicatos de El Teniente, a través de una carta dirigida al presidente de la FTC, Juan Olguín.

Poco antes de losgrar el acuerdo que mandata a la FTC a dialogar con kla empresa, había molestia entre los dirigentes de Chuquicamata que a través de WhatsApp comentaba que todo iba “mal” con la reunión, ya que no se estaba logrando el apoyo solicitado.

De los 1.700 operarios por desvincular, sólo unos 700 podrán acogerse a un plan de egreso.

/gap