Denise Rosenthal ha tenido una carrera ascendente, pero no exenta de críticas mala leche. La cantante y actriz, que el año pasado estrenó su segundo álbum Cambio de Piel, se ha enfrentado al prejuicio en torno a su físico y sus logros artísticos a través de Instagram o Twitter.

Desde su relación amorosa, hasta su aspecto físico, han sido parte de la mala onda que suele recibir la cantante de 27 años. Incluso amenazas de muerte ha recibido Denise por las redes sociales, investigadas por la PDI, las cuales terminaron en la formalización de una mujer. -VEA MÁS DETALLES ACÁ-

Rosenthal las ha enfrentado públicamente. Y en entrevista con el late No Culpes a la Noche, de TVN, abordó a fondo la mala onda en las redes con una dura respuesta:

Denise Rosenthal: “Creo que el ejercicio de empatización del ser humano, en general, está muy perdido. O sea, la gente está más pendiente de tener una foto, para después mostrarla, y decir ‘estuve’, a que efectivamente mirar y decirme ‘oye, ¿estai bien? Puta, conversemos, cualquier cosa que necesití’. Yo, si veo a alguien llorando en la calle, no sé, algo hago, ¿cachai? Al menos lo miro y le doy una sonrisa. Trato de mandarle buena onda. Y para ser más específica sobre las opiniones de mi cuerpo”

Kathy Salosny: “O sobre tu música, también”

Rosenthal: “O sobre mi música, creo que es importante cuestionarnos si realmente hace bien opinar sobre el cuerpo de una persona. Si es algo que uno debiese hacer. Esa es la pregunta que uno se debe hacer siempre. Uno se tiene que estar siempre cuestionando a uno mismo, o sino la vida es muy fome. ¿De qué sirve decirle a alguien ‘oye, ¿estai embarazada? O estas un poco más gorda’.

“De partida, uno no sabe la vida. Yo puedo haber perdido un hijo, por ejemplo, puedo nunca poder tener hijos. Imagínate que alguien te diga eso y, de partida, tu decir… Es algo fuerte igual de decir, ¿me entendí?. Entonces, creo que la gente lo banaliza mucho, banaliza mucho acerca de opinar sobre el cuerpo de una persona, banaliza mucho al juzgar sin pensar, sin ponerse antes en el cuerpo de otra persona”

Salonsy: “¿Y cuándo te critican ya directamente a tu lado artístico, tu música?”

Rosenthal: “Yo no tengo problemas cuando son críticas constructivas. Uno puede aprender sobre ellas. O son críticas realmente objetivas. Si alguien dice ‘oye, Denise, no me gusta tu música’, todo bien. No a todo el mundo le puede gustar mi música. Pero cuando es distinto, cuando dicen ‘no, es que ella le va bien porque, claro, es linda, pucha, baila, está ahí porque mueve la raja’. ¿Por qué está esa mentalidad? ¿Me entendí?”

Aplausos en el set.

Salosny: “Sacó aplausos, Denise”

Rosenthal: “Es que me da rabia, en serio. O sea, no me da rabia. Estoy acostumbrada”

Salosny: “Las cosas como son: da rabia”

Rosenthal: “Ya estoy acostumbrada. Pero es algo que creo, perdón si estoy hablando mucho…”

Salosny: “No, está bien. A eso se viene acá”

Rosenthal: “Pero realmente uno debiese cuestionarse constantemente ese tipo de cosas. Más sobre todo si el cuerpo sigue siendo tema en el sacrificio y la dedicación que me ha tomado. Me frustra un poco el hecho de que alguien pueda opinar físicamente sin validar efectivamente mi trabajo, sin decir ‘pucha, se saca la cresta, ha estudiado, se ha esforzado’. Soy súper dedicada, sacrificada. Llevo 10 años. Puede ser un complemento lo de mi físico, pero no es lo que debería primar”.

/gap