El tratamiento del paro cardíaco con adrenalina casi duplica el riesgo de sufrir daños cerebrales y aumenta solo ligeramente las posibilidades de supervivencia, determinó un estudio publicado en la revista New England Journal of Medicine.

Durante la investigación, en la que participaron 8.014 personas, paramédicos de los hospitales de cinco regiones del Reino Unido recibieron jeringas precargadas con adrenalina o placebo y no sabían qué inyectaban a los pacientes, informa The Guardian. Se reporta que 4.015 pacientes recibieron dosis de adrenalina, mientras que 3.999 personas fueron inyectadas con placebo.

El estudio demostró que la adrenalina aumentó menos de un 1 % la tasa de supervivencia, pero casi dobló el riesgo de padecer graves daños cerebrales: un 31 % entre los tratados con adrenalina los sufrieron, mientras que el índice en el grupo a los que se les suministró el placebo era del 18 %.

“Estos resultados tendrán un importante impacto en el modo en el que se tratan los paros cardíacos en todo el mundo”, declaró Nilesh Samani, director médico de la Fundación Británica del Corazón y profesor de cardiología de la Universidad de Leicester.

En este contexto, Tim Chico, profesor de medicina cardiovascular en la Universidad de Sheffield afirmó que la reanimación cardiopulmonar (RCP) es “más efectiva que la adrenalina para salvar vidas”.

/psg