Esta semana, Carabineros realizó la quinta ronda masiva desde que asumió el nuevo gobierno, en marzo recién pasado. Entre el miércoles y la madrugada de hoy se realizaron 211.476 controles preventivos, con 75.451 personas fiscalizadas.

Como saldo final, el gobierno informó la detención de 4.257 personas, de las que 2.748 fueron sorprendidas en flagrancia, mientras 1.509 poseían órdenes de aprehensión pendientes.

De acuerdo a la subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, la detección en flagrancia es “muy importante”, dado que se trata de “una oportunidad de llegar a tiempo y frustrar la comisión de un delito”./gap